Relatora de la OEA escuchó a la ciudadanía

OBSERVATORIO / catalina boteroEn el marco de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a Chile,  la relatora para la libertad de expresión de la OEA, Catalina Botero, sostuvo un encuentro con representantes de la sociedad civil organizada que se desarrolló en el Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. Numerosos representantes de organizaciones sociales, estudiantes, académicos y expositores repletaron este miércoles el anfiteatro José Carrasco Tapia. La señal 3 de La Victoria fue el único canal televisivo que cubrió el evento.

El objetivo de la actividad era abrir el debate para abordar distintas temáticas vinculadas a la libertad de expresión en Chile, teniendo como telón de fondo los estándares internacionales que rigen la materia. Entre los temas más sensibles abordados durante el coloquio, destaca la creciente criminalización de la protesta y la movilización social en nuestro país con la nueva ley de Responsabilidad Civil, que pretende hacer responsable a los convocantes a las movilizaciones o protestas, de los hechos de violencia y destrozos en la propiedad pública y privada que se pudieran generar. También se abordaron los pormenores de los proyectos de ley para la introducción a la TV digital terrestre y la nueva ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, recientemente promulgada.

A lo largo del encuentro se fueron desarrollando las distintas posiciones sobre los temas en tabla. En términos generales, se hizo hincapié en el rol clave que juegan los medios de comunicación de masas, particularmente la televisión abierta, en la construcción de una cultura democrática. En ese sentido se planteó durante en las exposiciones, que el tránsito a la televisión digital terrestre debiera permitir convertir ese medio en un instrumento democratizador de la sociedad. También se alertó respecto a la paradoja de que el mercado de los grandes medios de comunicación esté manejado por monopolios y duopolios, en un país como Chile que supuestamente promueve el libre mercado y la democracia.

En el plano de los reconocimientos, se aplaudió la voluntad política de la Presidenta Bachelet de combatir la corrupción y trasparentar el funcionamiento de las reparticiones del Estado, al promulgar la Ley de Acceso a la Información Pública, pero en la contraparte se advirtió sobre los peligros que encierra el proyecto de Ley de Responsabilidad Civil para la convivencia democrática y la libre expresión de la ciudadanía en las movilizaciones y protestas sociales.

La relatora Catalina Botero, al cerrar el encuentro, entregó una panorámica de la situación de la libertad de expresión en la región, donde, según expresó, aún subsisten problemas de diversa índole, pero no situaciones comparables a las que se dieron en el período de las dictaduras latinoamericanas, cuando se desconocieron y se violaron sistemáticamente las libertades, incluida la de expresión.

La situación de la libertad de expresión en Chile

A continuación, algunas de las principales intervenciones:

Domingo Lovera, académico Universidad Diego Portales, planteó en referencia a la criminalización de la protesta ciudadana, que hay decretos de ley que provienen de los tiempos de la dictadura y que atentan contra la libertad de expresión y la protesta social. Recordó también que el derecho de reunión esta regulado por un reglamento y no está consagrado en la Constitución y señaló que la solicitud de permisos para reunirse y expresarse no pueden ser objeto de discriminación.

En su intervención María Olivia Mönckeberg, flamante Premio Nacional de Periodismo 2009, señaló que hoy día en Chile hay una primacía de una sola voz en materia informativa y que la actual estructura de los medios de comunicación de masas, monopolizada por la derecha, favorece la desinformación y la desunión de los chilenos y no es un factor de democratización de nuestra sociedad.

Por su parte, Lorena Donoso, abogada Universidad de Chile, en representación del Observatorio de Medios Fucatel, señaló en síntesis que tal como está, la nueva normativa sobre televisión digital no es garantía de democratización de la información. Según Lorena Donoso, experta en el tema, ambos proyectos de ley representaban una gran oportunidad para democratizar los medios audiovisuales, sin embargo tal como llegaron al Parlamento, se estarían desaprovechando. También puntualizó que la nueva legislación tiende a favorecer a los actuales monopolios del mercado de los grandes medios audiovisuales y que el otorgamiento de concesiones no debería ser sólo un contrato de servicios, sino que también de deberes públicos. Finalmente advirtió que Televisión Nacional debiera contar con un financiamiento público para poder cumplir con su misión.

En su turno, Pedro Anguita, académico Escuela de Periodismo de la Universidad Santo Tomás, se refirió a la recién promulgada Ley de Acceso a la Información Pública, destacando la voluntad de la Presidenta en cuanto a otorgar instrumentos legales para transparentar la información de los organismos estatales. Por otra parte indicó que- aunque estamos en el camino correcto para fortalecer la democracia, disminuir la corrupción, racionalizar los aparatos públicos y fortalecer la investigación periodística- subsisten en la ley disposiciones que no contribuyen al acceso a la información, como aquella que señala que no se puede distraer al personal de sus funciones ordinarias para atender las solicitudes de información.

Al cierre del coloquio intervino Catalina Botero, relatora de la OEA advirtiendo sobre la importancia de desideologizar el debate sobre la libertad de expresión, luchando por garantizar estándares mínimos que promuevan en todos los países dicha libertad y haciendo un llamado a no relajarse ante medidas que impliquen desconocer ese derecho ciudadano.