Relatoría de OEA señala que transición digital debe tener como meta la diversidad

OBSERVATORIO / Hace unos días se dio a conocer el informe anual 2010 de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA. En el capítulo sobre Chile se destacan los avances en transparencia y en el reconocimiento a la radiodifusión comunitaria. No obstante se deja constancia de los allanamientos a emisoras comunitarias, aplicándoles el artículo 36B de la Ley General de Telecomunicaciones; del hostigamiento a documentalistas ligados a causas sociales, y de la necesidad de que el cambio hacia la TV digital se oriente hacia el «uso óptimo del espectro radioeléctrico».

En relación a este tema, la Relatoría dice textualmente en al página 52 del Informe:

118. La Relatoría recuerda que la transformación tecnológica en la radiodifusión debería tener como meta asegurar que el nuevo dividendo digital haga un uso óptimo del espectro para asegurar la mayor pluralidad y diversidad posible. Para ello, los Estados deberían establecer mecanismos legales específicos para llevar adelante la transición a los servicios de radiodifusión digitales. Esta regulación debería contemplar un programa de migración que tenga en cuenta las necesidades y capacidades de los distintos actores involucrados en este proceso, así como el nivel de aplicación de las nuevas tecnologías. En particular, los Estados deberían evaluar las posibilidades de emisión derivadas del uso del dividendo digital, considerando este cambio tecnológico como una oportunidad para incrementar la diversidad de voces y habilitar el acceso de nuevos sectores de la población a los medios de comunicación. Al mismo tiempo, los Estados deberían adoptar medidas para evitar que el costo de la transición analógica a la digital limite la capacidad de los medios de comunicación en función de los costos económicos.

conozca a continuación el Panorama Continental difundido por radio Tierra.

Panorama Continental

El año anterior, al menos 24 comunicadores fueron asesinados en la región y dos más fueron primero secuestrados y finalmente asesinados, por motivos que podrían estar relacionados con el ejercicio de su profesión. En la mayoría de las agresiones cometidas, no se han reportado investigaciones que conduzcan a la identificación, procesamiento y sanción de los responsables o a la adecuada reparación de las víctimas y sus familiares.

En el Informe, la Relatoría Especial constata la existencia de normas penales en algunos Estados de la región que continúan sin adecuarse a los estándares interamericanos en materia de protección a la libertad de expresión, y que permiten la imposición de medidas desproporcionadas que pueden tener un efecto silenciador incompatible con el vigor del debate que debe caracterizar a una sociedad democrática.

En el mismo sentido, la Relatoría Especial señala la necesidad de adecuar las normas en materia civil para evitar el uso desproporcionado de las sanciones pecuniarias.

También preocupa a la Relatoría Especial las declaraciones sistemáticas de algunas altas autoridades estatales que, por razón de la línea editorial de un medio o periodista critico, descalifican su labor acusándolos de actos ilícitos o aumentando el riesgo para su vida o integridad.

Resulta particularmente grave que, en algunos de estos casos, a las declaraciones de las autoridades motivadas por la línea editorial del medio o periodista les hayan seguido actos violentos contra las personas cuestionadas, la apertura de procedimientos judiciales desproporcionados o la apertura de procesos administrativos que amenazarían con el retiro de las concesiones, permisos o licencias de funcionamiento de los medios de comunicación críticos.

El capítulo 2 del Informe Anual 2010 contiene una evaluación de la situación del derecho a la libertad de expresión en los países de la región. El Informe Anual incluye el reporte, conclusiones y recomendaciones de la visita oficial a México que la Relatoría Especial realizó en agosto de 2010 en compañía de la Relatoría de las Naciones Unidas para la Libertad de Opinión y Expresión.

Esta Relatoría Especial agradece la invitación del Estado mexicano para realizar esta visita y la diligencia y amplitud con la cual facilitó el acceso a las autoridades federales y estatales y a las organizaciones no gubernamentales, periodistas y familiares de periodistas asesinados.

Para la Relatoría resulta de particular preocupación el riesgo que significa para la vida e integridad de los periodistas y el impacto que tiene sobre el ejercicio periodístico, la fuerte presencia del crimen organizado en muchas de las regiones donde hubo atentados contra comunicadores, así como la ausencia de investigaciones concluidas en la mayoría de esos casos; sin embargo, reconoce los más recientes esfuerzos de la Fiscalía Especial y espera que los mismos puedan brindar prontos resultados. Dada la situación de violencia descrita, el Informe Especial hace énfasis en las agresiones contra las y los comunicadores y en los resultados de las correspondientes investigaciones.

El informe resalta algunas de las más recientes acciones del Estado, como la creación de un mecanismo especial de protección para los y las comunicadores en riesgo y el sistema que se ha desarrollado en el ámbito de la transparencia y acceso a la información.

El Informe incluye también los avances y desafíos del Estado así como las correspondientes recomendaciones sobre el derecho de acceso a la información; temas de radiodifusión, en particular sobre radiodifusión comunitaria; el régimen legal en materia de libertad de expresión y otros asuntos relevantes como la regulación de la pauta oficial, entre otros.

Finalmente, el Informe Anual 2010 incluye tres capítulos dedicados a estudiar (i) el alcance del derecho de acceso a la información sobre violaciones de derechos humanos, (ii) buenas prácticas de tribunales nacionales en materia de acceso a la información en las Américas, y (iii) los principios que deben ser atendidos para asegurar que la publicidad oficial no pueda ser utilizada como mecanismo de presión sobre los medios o periodistas críticos o independientes.