Sarkozy ayudará a la prensa con 200 millones y apuesta por la Red

sarkozyEl presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha dado detalles esta mañana en el palacio del Eliseo del plan de rescate para la prensa escrita que anunció hace días. Estará dotado de un presupuesto de 200 millones de euros y establece Internet como la “cantera prioritaria” para modernizar la prensa y salir de la crisis, según el diario Libération. Otra de las sorpresas ha sido la creación de un nuevo estatuto de “editor de prensa digital”. “El hecho de estar en Internet no debe de hacernos irresponsables” ha comentado el presidente francés, quien reforzará las ayudas públicas para la prensa online.

Algunos de los criterios de ese nuevo “estatuto” pasan por “el empleo de periodistas profesionales” y “el carácter periodístico de la información”. Será la Asamblea gala la que perfile la nueva figura profesional. Este nuevo estatuto debe abrir, según Sarkozy, “un régimen de exigente responsabilidad”, y ofrecerá a las empresas beneficiarias ventajas fiscales: “serán exoneradas de tasas profesionales”, ha dicho Sarkozy, cuya vida privada es objeto de escrutinio por parte de la prensa gala sensacionalista, en Internet y en papel.

Entre las casi 100 propuestas, se cuentan la mejora del IVA y la distribución, y la posibilidad de que los jóvenes, durante el año en que accedan a la mayoría de edad, puedan disfrutar de una suscripción gratuita a un periódico de su elección (a expensas del Estado y de los propios rotativos). Además, en las aulas escolares será obligatoria la lectura durante 10 minutos en determinados días.

“El hábito de leer la prensa se adquiere desde pequeño” ha dicho el presidente durante la rueda de prensa. Además el plan se contempla el recorte de los gastos postales que ahorrarán hasta 12 millones de euros al sector, y la supresión de las trabas para las inversiones de empresas no comunitarias dentro de la prensa francesa.

El texto aboga por un único código para toda la profesión, aunque las empresas podrán negociar con los trabajadores los matices. También propone crear un consejo de prensa encargado de terciar entre los periodistas y sus lectores. No tendrá capacidad para sancionar, aunque sí para dar consejos, tirones de orejas simbólicos y opiniones.

La directrices de su plan se basan en un Libro Blanco, elaborado durante tres meses bajo la supervisión del Gobierno por 150 profesionales relacionados con el sector. Este plan de rescate llega en un momento de crisis para la prensa francesa que llevan, desde el año 2000, acusando grandes dificultades financieras. En él trabajan más de 100.000 profesionales.