¿Se muere el periodismo?

periodistas_2Andrés Azócar / Qué Pasa / Hace ya unos días que se levantó una nueva discusión en torno a los medios: ¿será necesario el periodismo en el futuro cercano? Este es un tema lógico luego de que la conversación en torno a la supervivencia de los medios tradicionales se ha ido agotando, en favor de los escépticos, por supuesto.

Pero no es lo mismo augurar el fin de una industria que predecir el fin de una profesión que (con enormes matices) ha sido el conducto de información de la sociedad civil y en muchos casos el conector de la población con la democracia. Sin embargo, para el editor de The Wired y autor de The Long Tail, Chris Anderson conceptos como “periodismo” y “noticias” corresponden a expresiones del siglo pasado y que hoy no son capaces de explicar ni el fenómeno de las redes sociales ni la relación que existe entre audiencias hiperactivas expuestas a la abundancia de la información y medios estáticos y unidireccionales.

Anderson, que también es el creador de Free, un texto que muestra cómo Internet hoy se debe a los subsidios cruzados y la gratuidad de sus contenidos, dice además, en una entrevista que dio a Der Spiegel, que él no necesita leer medios tradicionales, porque le basta con el uso del RSS.

Aunque exagerada, la discusión que pone Anderson sobre la mesa no es menor. Junto con la Educación, el Periodismo es probablemente la profesión más afectada por la revolución de Internet. Incluso, el pesimismo del autor frente a las noticias tiene fundamentos. De las 17 horas promedio que un joven pasa conectado a Internet a la semana en EE.UU. sólo 58 minutos los dedica a las noticias. Pero ese no es el punto. Las profesiones que mutan no necesariamente mueren.

La necesidad de información (que puede ser calificadas como noticias o no) es materia prima fundamental para todas las actividades y para todo concepto que tenga algo que ver con el conocimiento. Todos los avances de Internet han sido plataformas que pronto se han convertido en mecanismo de creación y distribución de información (Blogs, Facebook y Twitter, por ejemplo). El RSS de Anderson sólo es la herramienta de selección en medio de una abundancia de información. Quizás los conceptos y los atributos de una profesión cambien. Qué importa si se llama periodismo o no. El punto es que toda lógica indica que los contenidos nunca se alejarán de algún tipo de cadena de producción.

Columna escrita para Qué Pasa