Se presentó el documental de Agüero y Villagrán “El Diario de Agustín”

 
F. F. y A.F. / El Mercurio / Anoche, en el marco del 12° Festival Internacional de Documentales (Fidocs 2008), inaugurado en Alameda 390, por la ministra de Cultura, Paulina Urrutia, se estrenó el documental político “El diario de Agustín”, del cineasta Ignacio Agüero y del periodista Fernando Villagrán (ex subdirector de la revista “Apsi”). La cinta de 80 minutos tuvo financiamiento, entre otros, del Gobierno (Fondo Audiovisual del Consejo Nacional Audiovisual del Gobierno de Chile), de Corfo, Telesur y Fundación Ford, y en esencia destaca el poder de “El Mercurio” y de su propietario, Agustín Edwards, a través de 40 años, acusándolos de alterar la verdad desde 1967, con la toma de la U. Católica, reflejo de lo cual, según el guión, habría sido el letrero puesto por la directiva estudiantil de Miguel Ángel Solar “El Mercurio miente” en el frontis de dicho establecimiento.

El Festival se extiende hasta el 9 de noviembre, e incluye la presentación de un total de 50 documentales, entre los cuales se cuenta la muestra internacional con la presencia, entre otros, de los directores Volker Koepp (“Flor de lila”), Stan Neumann (“La lengua no miente”) y Jean-Claude Rousseau (“Desde su departamento”).

El documental de Agüero y Villagrán ofrece su interpretación de los textos periodísticos en tres casos de derechos humanos durante el régimen militar. La “Operación Colombo” fue un montaje de supuestos asesinatos entre miristas en Argentina para encubrir el asesinato real de 119 personas, lo que la prensa de esa época recogió por primera vez a través de un cable de la United Press (UPI). “El Mercurio”, días después, exigió editorialmente el total esclarecimiento de lo ocurrido, ante las dudas surgidas en Chile y en el exterior.

El segundo caso impugna la presentación periodística del hallazgo del cadáver de Marta Ugarte (1976), calificado en las publicaciones como eventual crimen pasional, en circunstancias de que hoy se sabe que ella fue detenida y asesinada por efectivos de seguridad (Informe Rettig). En esta calificación tentativa del crimen se coincidía con declaraciones del juez de la causa, Tomás Slaughter.

Agüero y Villagrán, finalmente, toman el episodio de los incidentes en el Parque O’Higgins, con motivo de la venida del Papa Juan Pablo II en 1987, reprochando la publicación de fotos entregadas por los servicios de seguridad que luego resultaron ser falsas, para lo cual acude al testimonio del ministro Secretario General de Gobierno de la época, Francisco J. Cuadra, quien se desentiende y niega en cámara haber entregado los negativos, por los cuales estuvieron detenidos Jorge Jaña e Iván Barra por los organismos de seguridad. Este último caso dio origen a una querella de los afectados contra Agustín Edwards, y a un careo entre éste y Cuadra. Finalmente, luego de haberlo sometido a proceso -lo que recoge el documental-, la justicia dejó sin efecto los cargos contra Edwards.

Entre diversas personas entrevistadas en el documental, figuran los ex directores de “El Mercurio” Juan Pablo Illanes y Arturo Fontaine, los que al advertir el carácter del documental -habiendo accedido sólo a una investigación de alumnos de periodismo- aparecen en ambos casos poniendo abrupto fin a las filmaciones.

El eje argumental del filme contra “El Mercurio” se sintetiza hacia el final del mismo por el sociólogo Manuel Antonio Garretón, señalando: “Por eso (El Mercurio) va a defender siempre las violaciones a los derechos humanos y nunca podrá ser portador de un mensaje libertario y democrático, aunque nos den columnas para opinar y a veces parezca pluralista. Su esencia es la de un Chile autoritario”.