¿Seguro que quieren TV cultural?

darwinJimena Villegas / El Mercurio / Cuesta entenderlo. A comienzos de septiembre, el público abarrotó CasaPiedra para oír sobre Charles Darwin, el autor de “El origen de las especies”, a 200 años de su nacimiento. Ese dato más aquel que habla de televidentes ávidos de cultura y calidad en nuestra pantalla abierta daban para pensar que el programa “La ruta de Darwin” sería un exitazo. Falso: la estupenda miniserie de Chilevisión -la misma estación que suele ser criticada por farandulera- cerró su ciclo el domingo 20, tras haber cosechado 5,5 puntos de promedio en sus tres capítulos.

Desde el canal privado se afirma que quedaron muy conformes con el desempeño de esta producción, que iba a las 20:00 horas, en medio de dos espacios que la apuntalaban: “Fiebre de baile” y “CHV Noticias”. Como frase de buenas maneras, vale. Pero está claro que no es posible estar felices sabiendo que fueron superados por casi todas las otras estaciones abiertas, salvo UCV-TV.

Aunque no lo digan, quienes programan la TV chilena saben que un espacio como éste en sus pantallas es puro costo: los avisadores suelen salir escapando, porque para ellos es mucho mejor ser vistos a la hora de un reality show , y más encima hay que soportar las veleidades del público. El domingo 20, por ejemplo, la audiencia prefirió el resumen de la ya finalizada “Los exitosos Pells” y una película con Ashton Kutcher. Eso sin contar que, a esa hora y en su conjunto, el cable tuvo mucho más audiencia que cualquier canal abierto.

Da para suspirar de decepción. ¿Creerán aquellos que esperan con tanta ansiedad los beneficios de la Televisión Digital Terrestre que, por consagrarlo en una ley, habrá más público y más dinero para ver y hacer contenidos culturales? Qué más cultura que “La ruta de Darwin”, una pieza divulgativa hecha por Imago y premiada por el Consejo de TV, que ofrecía contexto, historia, ecología, un gran relato, muy buenas recreaciones, estupenda musicalización, notables entrevistados y una posproducción de lujo.

Esta noche, UCV-TV se pegará un salto: ofrecerá “Monvoisin”, un telefilme sobre la vida del célebre pintor Raymond Monvoisin, que el canal define como una “joya cultural”. ¿Responderán el público y los que exigen mejor TV? Como datos, “Monvoisin” costó alrededor de US$ 250 mil y recibió aporte estatal; dura una hora y media, tiene como protagonista a Pablo Krögh (a quien se puede ver como José Tohá en la película “Dawson, Isla 10”, de Littin) y para la estación es un programa Bicentenario. Y una cosa más: aunque por ahora no sea posible apreciarlo, ya que todavía no hay ley ni emisiones de prueba, está hecha con estándar de futuro porque fue grabada íntegramente en alta definición.