Senadores abordaron esta semana el deber ser de nuestra TV, aprobando definiciones que pueden ser relevantes para que la sociedad chilena tenga una mejor TV

Observatorio de medios, Fucatel

El día 27 de agosto en el Senado, se continuó con la discusión de TV digital, esta vez en lo relativo al concepto de correcto funcionamiento, que junto al régimen de autorizaciones y de sanciones, es el núcleo de la Ley de TV digital.

El correcto funcionamiento permite al Consejo Nacional de Televisión evaluar el desempeño de los operadores de TV, de lo cual dependerá la aplicación de sanciones que van desde la amonestación, multas, suspensión y hasta la caducidad de la concesión y/o decisiones críticas a la hora de resolver la renovación de una concesión.

La definición actualmente vigente es criticada desde todos los sectores por su vaguedad y porque no representa adecuadamente las exigencias que debiera ponerse a los operadores de televisión. Entre las críticas que formularon los senadores,  hicieron presente que en Chile existen distintos modelos de familia y por ende el texto no puede simplemente consignar “la familia” en particular. Asimismo, hicieron presente que no corresponde referirse “la recta formación espiritual de la infancia y adolescencia”, concepto que además de moralista, no integra nociones de derechos de la infancia y adolescencia de acuerdo a los tratados internacionales que ha suscrito Chile y se encuentran en vigor.

En las votaciones, se aprobó la indicación del senador Gómez  que estuvo por fijar una definición amplia de pluralismo como eje central del concepto de correcto funcionamiento. De manera complementaria, se aprobaron  aquellas indicaciones que se condigan con este espíritu, no obstante quedó pendiente la redacción final. Primó así, en esta materia  la visión que ha sostenido el Observatorio, en tanto hemos señalado que contrario a lo sostiene la senadora Von Baer la sola existencia de un mayor número de canales no garantiza en sí mismo que haya mayor pluralismo en Chile, sino que cada operador debe respetar el pluralismo en su programación.

Si bien aún falta la tramitación en sala y en la comisión mixta, el Observatorio felicita la labor parlamentaria y en especial la indicación del senador Gómez, por cuanto recoge la necesidad de que los operadores, en su programación respeten en general los valores democráticos, abriendo espacios a la diversidad sexual, etaria, minorías, espacio a los pensamientos diferentes, a las distintas visiones de las sociedades, etc.

Entre otras materias en que hubo consenso es que el correcto funcionamiento incluya los siguientes aspectos: a) que los operadores cumplan   con los proyectos programáticos que el CNTV tendrá en vistas a la hora de asignar las nuevas concesiones, integrando en esta indicación ideas previamente defendidas por Fucatel.; b) Que los operadores cumplan con los derechos laborales, previsionales, de propiedad intelectual y derechos de retransmisión respecto de los artistas, intérpretes y ejecutantes; c) que los operadores deban incluir en su programación las campañas de interés público en los términos que se establezca en la misma ley.

Como observatorio de medios consideramos un gran avance las indicaciones y criterios aprobados ayer en la discusión, entre otras cosas porque el correcto funcionamiento debe recoger aquellas que consideramos las contraprestaciones mínimas que los operadores le deben a la nación toda por el derecho a explotar un bien nacional de uso público como es el espectro radioeléctrico. En todo caso, esperamos que la redacción final sea fiel a lo discutido.