TDT avanza a paso de tortuga. Nuevos avances en la digitalización por publicación de formularios para concursan en CNTV

Fucatel, 10 de marzo de 2017

En noviembre del año 2008, la Presidenta Bachelet en su primer período mandó conjuntamente un proyecto de ley para permitir el tránsito a la TV digital y una reforma de TVN con el fin de mejorar su condición de canal público.

Luego de 5 años de tramitación el 29 de mayo de 2014 se publicó en el Diario Oficial la ley 20750. El texto fija los términos de la transición de los canales de libre transmisión y la entrada de nuevos operadores, además de introducir algunos factores promisorios desde el punto de vista del pluralismo y diversidad, como la introducción de la TV Regional, local y local comunitaria, además de los canales culturales y del segundo múltiplex de TVN para que operara como transportador público. El espectro restante, una vez definida la migración, se dividiría un 40% para estos nuevos canales y un 60% para nuevos entrantes generalistas.

Fucatel participó activamente en todas las fases de su tramitación en tanto la digitalización permitiría la incorporación de nuevos canales que debían sustancialmente mejorar la oferta actual caracterizada por su carácter comercial, incluyendo a TVN.

Pero ¿qué ha pasado desde que se publicó la ley el 29 de mayo de 2014 a la fecha?

EN QUE ESTA LA PROMESA DE MAS Y MEJORES CANALES DE TV

Con la ley aprobada los canales existentes tenían un plazo para comenzar la implementación técnica de la nueva tecnología y  una vez que la SUBTEL les asignara las nuevas frecuencias, contaban con 5 años para completar en todo el país sus transmisiones. Ese momento del inicio todavía no se produce.

Esta semana el Consejo Nacional de Televisión ha publicado los formularios para solicitar concurso de Concesiones de TV digital, luego que Subtel diera a conocer la cantidad de concesiones disponibles en todas las localidades correspondientes a cada región. En todo caso en los números revelados por Subtel no se refleja la reserva legal para dos múltiples para TV cultural y el eventual canal cultural de TVN, si se aprobara la ley que está promoviendo el ejecutivo en el parlamento. Luego de ello se debe aplicar las reglas de reserva para canales regionales, locales, y comunitarios que prevé la ley.

Tal y como advertimos en su oportunidad, la disponibilidad no es tan abundante como señalaran las autoridades en la época de la tramitación de la ley.

En la siguiente tabla se reflejan las disponibilidades una vez aplicadas estas reglas:

Región Total de Frecuencias 100% disponibles en la región Canales culturales Reserva TV Regional, local, comunitaria 40% Disponibles para TV generalista 60%
XV Arica 10 2 3 5
I de Tarapacá 9 2 2 5
II de Antofagasta 9 2 2 5
III de Atacama 7 2 2 3
IV de Coquimbo 6 2 2 2
V de Valparaíso 6 2 2 2
Metropolitana 7 2 2 3
VI del Libertador 8 2 2 4
VII del Maule 8 2 2 4
VIII Bio Bio 6 2 2 2
IX de la Araucanía 6 2 2 2
XIV 8 2 2 4
X de los lagos 7 2 2 3
XI Aysen 8 2 2 3
XII de Magallanes 11 2 4 5

 

Debe considerarse que si además a estos números restáramos el canal cultural de TVN mermaría aún más las frecuencias disponibles para concursar libremente para una región completa.

El escenario de la oferta televisiva desde hace mucho tiempo ha sido considerado por numerosos analistas y la audiencia, en general, como poco diverso y pluralista. Es por esto que la TV digital representó una gran esperanza de cambio. Las pasiones de los actuales concesionarios se enfrentaron durante el debate con diversas organizaciones, entre otras Fucatel, en la discusión sobre cómo se garantizaba la incorporación de nuevos canales y cómo ellos podrían significar una oferta que pusiera en escena universos de ideas y estéticas hoy día ausentes de la pantalla. En el transcurso de esta larga etapa la TV fue perdiendo a sus públicos, en parte, por la falta de interés de la oferta y, principalmente, por las múltiples posibilidades  de acceder a cine e información gracias a las nuevas tecnologías. Sin embargo, para muchos sectores la TV sigue siendo central en sus vidas. Y para todos los chilenos la posibilidad de compartir simultáneamente una visión de país, especialmente, en momentos de catástrofe, la TV debe ser considerada como un pilar fundamental de nuestra democracia. Sin duda, ha mejorado mucho la oferta de programas de conversación que fueron abandonados incluso durante muchos años después de derrocada la dictadura, pero sin lugar a dudas, en comparación con muchos otros países hay una gran ausencia de información y debate sobre temas críticos de nuestra sociedad y del mundo. La promesa de la TV digital sigue, por lo tanto, siendo una esperanza para el mejoramiento de nuestra democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *