TV digital: de la norma a los proyectos de ley

OBSERVATORIO / digitalLa decisión de adoptar la norma japonesa para la futura televisión digital terrestre en Chile, informada por la presidenta Michelle Bachelet, ha sido portada de los principales diarios en Chile y noticia central en los noticieros televisivos. Los medios han destacado las ventajas de la norma nipona adaptada brasileña –ISDB-T- , y han anunciado las pruebas que se realizarán, con el ministro de Transporte y Telecomunicaciones René Cortázar a la cabeza, para probar las bondades del estándar japonés. Las autoridades hablan de la “revolución de la televisión digital” y “de un salto adelante muy grande para el país”.

medios digitalesLo mejor de este anuncio es que, aparte de terminar el suspenso en torno a la norma,  se abren  las puertas para que termine el curioso silencio que habían mantenido los medios nacionales respecto a los proyectos de ley para la TV digital que se discuten en el Parlamento y que pretenden sentar las bases de una nueva televisión para Chile, ad portas del cambio tecnológico. Ahora no queda otra opción que tocar este tema: despejado el asunto de la norma -y sus consecuencias en la calidad de la imagen, en la interactividad y en la mayor cantidad de canales que caben por el sistema de compresión-, lo que resta es discutir a fondo sobre cómo los proyectos de ley permitirán que la digitalización se convierta en una verdadera oportunidad de mejorar los contenidos de la televisión chilena y garantizarán el acceso de señales comunitarias, culturales y regionales al espectro radioeléctrico.

 

 

 

 

Lea a continuación algunos artículos aparecidos en la prensa sobre el tema:

Manuela Gumucio, directora del Observatorio de Medios
Manuela Gumucio, directora del Observatorio de Medios

Manuela Gumucio, directora de nuestro Observatorio,  al ser entrevistada por CNN-Chile, señaló que la lucha de lobbies por las diferentes normas en juego –la americana, la europea y la japonesa, fue positiva porque puso en el tapete la discusión de fondo, expresada en los proyectos de ley, que es la calidad de la televisión chilena, considerando la falencia actual de “una programación diversa, enriquecedora y portadora de sentidos”. Mientras tanto, el ministro Cortázar, en el mismo canal, anunció que se buscará en el Parlamento un acuerdo amplio para que los proyectos de ley se traduzcan en un perfeccionamiento de la televisión chilena.

 

Hoy en Radio Cooperativa, en el Primer Café de la Mañana, continuó la discusión sobre la TV digital. Durante el panel en que participa Manuela Gumucio junto al actor Luciano Cruz Coke y al sacerdote y director de la revista Mensaje Antonio Delfau, se debatió acaloradamente sobre las consecuencias de la decisión tomada por el Gobierno.  Manuela Gumucio insistió en que la norma no representa el problema central, sino las leyes que se debaten en el Parlamento para el tránsito a la televisión digital terrestre y que tienen relación con la calidad de la TV chilena, la posibilidad de acceso a las frecuencias televisivas de otros actores de la comunidad, el desarrollo de la creatividad a través de la producción independiente, que pasa por un muy mal momento;la existencia de un transportador público que garantice el traslado de las posibles frecuencias comunitarias y locales sin discriminación, la misión de la televisión pública en ese nuevo escenario y otros temas de igual importancia para el desarrollo del sistema comunicacional y cultural del país. 

 

El Mercurio/

Presidenta Bachelet anunció ayer que Chile adoptará la TV Digital japonesa terrestre:

Será posible ver el mundial en alta definición

Aunque no esté lista la ley de TV que debate el Congreso, habrá flexibilidad para que los canales transmitan como “demostración” Sudáfrica 2010 por el aire y en alta definición.

A. Ibarra, N. Luco, R. García

Finalmente, y luego de dilaciones que duraron años, brotó humo blanco desde La Moneda: el Gobierno eligió la norma japonesa (ISDB-T) para la televisión digital terrestre.

Los nerviosos dueños de televisores podrán seguir viendo la TV de hoy en sus mismos aparatos de siempre por 8 años sin hacer gasto extra.

Para ver TV digital no tendrán que comprar un nuevo televisor sino un decodificador, una caja negra que vale unos 50 dólares, $27.500.

En lo inmediato, si la ley -que hoy está en el Congreso- no alcanza a despacharse, los canales podrán transmitir “en demostración” en alta definición, incluido el mundial. El apagón analógico debería ser en 8 o 10 años más, señaló el ministro de Transportes y Telecomunicaciones, René Cortázar.

Ayer, el ministro dio cuatro razones por las que la autoridad eligió la norma japonesa:

Su tecnología de compresión, que permite introducir más canales en el mismo espacio del espectro radioeléctrico. Donde hoy se transmite una señal podrán transmitirse dos de alta definición o bien ocho estándares.

La calidad de la señal, que permite ver con la misma nitidez que un DVD dentro de las casas.

La capacidad de transmisión móvil, ya que los nuevos celulares podrán captar TV digital sin que los usuarios paguen por la señal. Será como tener un celular con radio.

El proceso quedará finalmente aprobado con la ley de TV que se discute en el Congreso. Los pasos siguientes serán la implementación de la institucionalidad que asignará las frecuencias y la entrega de fondos al Consejo Nacional de TV para que subsidie transmisiones que no se puedan sostener comercialmente. Éstas igual podrán emitir publicidad.

Para el ministro, las divergencias políticas por la ley son fácilmente aclarables. “Queremos despachar una ley lo más consensuada posible”, dijo, porque es un tema país, para los próximos 30 años o más.

La ley garantiza un 40% del espectro para señales regionales, comunales, comunitarias y otras entidades que el Consejo Nacional de TV autorice. “Lo que sobra es espectro radioeléctrico”, dijo el ministro. Lo que se necesitará es financiamiento para esos canales.

Esos canales podrán tener sus propios transmisores o bien “arrendar” espacio en grandes redes troncales que invertirán en la infraestructura para, luego, subarrendarla a los más chicos. “El límite no será técnico sino financiero”, dijo el ministro.

La ley contempla subsidios a tales estaciones no comerciales para que ellos compren sus propios transmisores locales o bien un monto para que paguen el “arriendo” a los dueños de esa red troncal nacional.

El investigador del Centros de Estudios Públicos, Lucas Sierra, desde hace un tiempo se inclinaba por la norma japonesa por sobre la estadounidense, ya que esta última tenía como objetivo la alta definición y descuidaba la movilidad. “El estándar japonés, en cambio, permite captar la señal en celulares y televisores de vehículos en movimiento. Y, además, se desarrolló en un ambiente de señal NTSC como la actual de Chile”.

Francisco Fernández, académico de la Facultad de Comunicaciones de la U. Católica, explica que si bien la norma europea permite la transmisión a celulares, “el servicio quedaba en manos de las compañías telefónicas. En el caso de la norma japonesa, la transmisión a celulares queda en manos del concesionario de TV y es gratis para el usuario”.

El anuncio generó la reacción de los fabricantes de televisores. En LG y Samsung, por ejemplo, dijeron que su intención es traer los primeros equipos con decodificador incorporado antes del Mundial, mientras que en Panasonic apuestan a que será el segundo semestre de 2010.

El ministro Cortázar confidenció que, técnicamente, la decisión era clara desde hace mucho tiempo. La calidad apuntaba siempre a la japonesa. Pero últimamente se resolvió el principal escollo: el precio.

Hoy, dijo, los costos de televisores y decodificadores para las tres normas en competencia -europea, estadounidense y japonesa- son equivalentes.

_____________

65%

de los televidentes chilenos no tiene cable.

7 años

es el tiempo promedio en que los chilenos renuevan su televisor.

 

En acción

Hoy, en el ex Hotel Carrera, se realizará una demostración de la tecnología. Además, el ministro René Cortázar responderá dudas sobre la nueva norma.

La experiencia brasileña

Brasil fue el primer país en adoptar la norma japonesa en la región. Olimpio José Franco, vicepresidente de la Sociedad brasileña de ingenieros en televisión, destaca que allá ya se han vendido 1,6 millones de equipos que captan la señal y que 24 ciudades ya cuentan con el servicio (el 40% de la población).

Ethevaldo Siqueira, especialista de “O Estado de Sao Paulo”, reconoce que el sistema fue introducido sin planeamiento, no hubo una coordinación del gobierno con la industria para proveer equipamiento, para tener los decodificadores. A casi dos años, todavía faltan decodificadores en el mercado y hay ciudades donde la gente simplemente no los encuentra.

Franco cree que es muy optimista la previsión del gobierno brasileño de que habrá apagón analógico para 2016. “Difícilmente se cumplirá”

tv digital 2La Tercera /

Marcas liquidarán actual stock de TV para traer nuevos aparatos adaptados

Fabricantes temen que los consumidores frenen la compra a la espera de la llegada de unidades con codificador incorporado.

por María José Tapia / Karina Ferrando

Canales de televisión podrán tener más señales al aire, pero aumentarán sus costos de operación

Buenos dividendos podrían sacar los consumidores de la llegada de la norma japonesa a la televisión dígital. La necesidad de vender los actuales aparatos LCD y plasmas para importar los nuevos obligaría a las marcas a disminuir los precios. “Todos vamos a tratar de liquidar lo que tenemos para traer los nuevos”, asegura el gerente de Ventas de AOC Chile, Gonzalo Contreras, lo que, admite, podría redundar a una baja de precios. En LG, aunque prefieren no anticiparse, ven factible una baja de precios. “Debieran bajar de precios los stock actuales”, sostiene el director ejecutivo de TVN, Daniel Fernández. En ese caso, agrega, el usuario deberá optar: “debes decidir si te conviene ahora adquirir un televisor más barato y comprar la caja después o esperar a que el comercio traiga uno con receptor japonés”.

Sergio Olavarría, académico del Departamento de Electrónica de la Universidad Técnica Federico Santa María, cree que “las empresas tienen que liquidar ese stock y empezar a traer el modelo con sintonizador japonés. Por este motivo deberían bajar los precios”. Según cifras del Sernac, un plasma puede costar entre $ 600 mil y $ 2 millones, mientras un LCD va desde $ 200 mil a $ 8 millones.

Según un reporte de la consultora GFK, el año pasado las ventas minoristas de los plasmas y LCD crecieron un 113% en volumen, hasta 308 mil unidades, y 57% en valor. Del total de unidades vendidas, los LCD representaron más del 90% con 285.000 aparatos colocados. En total, en el país existen más de siete millones de aparatos.

CAUTELA COMPRADORA

Las liquidaciones de los fabricantes podrían verse influidas por la prudencia de los usuarios. “La nueva norma podría generar un cierto estancamiento de las ventas, considerando que muchos consumidores podrían preferir mantenerse cautos a la espera de la llegada de los nuevos aparatos”, asegura el gerente de marketing de LG, Ignacio Reyes. Esta inquietud es compartida por AOC. “El temor es que el usuario se confunda y espere que salga el televisor con sintonizador, y que no se arriesgue con comprar uno ahora”. En AOC creen que haber lanzando la nueva normativa antes de las fiestas navideñas no será un buen negocio para las marcas.

Al comprar un televisor, Olavarría llama a tener claro que los aparatos que llegan a Chile son los mismos que se venden en EEUU, Canadá y México. “El televisor que una persona compró ayer o comprará mañana no trae incorporado el sintonizador japonés, por lo que deberá comprar un decodificador”. Lo mismo dice el Sernac.

Los nuevos aparatos llegarían a Chile a mediados del 2010, asegura el gerente de marketing de Panasonic, Víctor Aguilera. Los televisores adaptados podrían costar unos US$ 100 más que los actuales.

Chile adoptó norma japonesa de TV digitalLa Nación /

Bachelet apuesta a rápida integración a la TV digital

Presidenta detalló pasos para la implementación del sistema y descartó “nuevo Transantiago”.

Bachelet apostó a que en 5 años un 85% de los chilenos asumirá la TV digital.

 

La mirada de la industria

TV digital: Chile adoptó la norma japonesa

La Presidenta Michelle Bachelet apostó a una rápida integración de los chilenos al formato de TV digital luego de anunciar este lunes la adopción de la norma japonesa para esta tecnología

“En los cinco años siguientes, el 85% de los chilenos va a tener ya la capacidad y posibilidad”, de acceder al sistema dijo la mandataria al referirse esta mañana al anuncio en entrevista con radio Cooperativa.

Consultada por algunas críticas en blogs dedicados al tema en que incluso se habla del riesgo de un “un nuevo Transantiago”, llamó a los chilenos a “estar tranquilos” porque, dijo, “aquí está considerada la gradualidad adecuada para que nadie quede afuera de este cambio, por lo tanto, ni un problema”.

“Desde el próximo año en adelante, por ocho años, van a convivir la señal analógica con la señal digital, es decir, las personas que no compren los decodificadores van a seguir viendo televisión abierta, pero llega un momento en que hay que hacer el traspaso”, avanzó.

Bachelet precisó que aunque “en la ley se definen ocho años”, si los gobiernos “estiman que hay gente que no tiene acceso, podrán definir si esos ocho años se prolongan o se termina ahí lo que se llama el ‘apagón analógico”.

Reconoció temores ante el alto costo de la implementación de la norma japonesa lo que se superó al considerar que la adopción de la misma en Brasil y los vecinos Perú y Argentina, produce una “economía de escala”.