TVN raya la cancha a sus rostros con nuevas Orientaciones Programáticas

tvn logo 2Observatorio / Hace unos días TVN dio a conocer una serie de modificaciones a las orientaciones programáticas, que representan una guía interna ante temas conflictivos y dilemas que se presentan en el quehacer diario de periodistas y funcionarios del canal público. Uno de los cambios más relevantes es la incorporación de la cláusula de conciencia que permitirá a los profesionales de las comunicaciones que laboran en el canal, la posibilidad de “negarse a realizar actividades informativas contrarias a los principios éticos y profesionales del periodismo o a sus convicciones personales en cuestiones religiosas o filosóficas, sin que puedan sufrir ningún tipo de perjuicio si su negativa es justificada”. El Colegio de Periodistas, a través de su presidente Abraham Santibáñez, manifestó su satisfacción por la incorporación de esta cláusula que está presente en el Código de Ética de esa asociación gremial, pero que muchas veces no se respeta en el ejercicio cotidiano del oficio periodístico en los medios de medios de comunicación masivos.

Daniel Fernández, director ejecutivo de TVN
Daniel Fernández, director ejecutivo de TVN

Daniel Fernández, director ejecutivo de TVN y el presidente del directorio de la señal Mario Papi, fueron los encargados de presentar las modificaciones más sustanciales del texto publicado en abril de 1997 y que se ha ido enriqueciendo con el paso del tiempo en la medida que se han ido presentando situaciones controversiales que involucran a su personal. Criterios para abordar las nuevas formas de investigación periodística, condiciones para el uso de cámaras ocultas, reglas para el tratamiento de temas de la vida privada y la farándula, son parte de las principales innovaciones que presentan las nuevas Orientaciones Programáticas del canal público. En cuanto a este último tópico el documento precisa que:

-TVN informará noticias sobre personajes del espectáculo respetando la dignidad y privacidad de las personas.

-No se hará eco de rumores y sólo considerará información responsable de los interesados o afectados

-No se utilizarán recursos del canal para investigar o confrontar la vida privada de las personas, salvo cuando éstas sean constitutivas de delito.

-Para hechos de la vida privada, se requieren condiciones como que se trate de un tema o asunto de efectiva relevancia para la opinión pública, que el afectado haya autorizado su divulgación, o que los actos sean materia de procesos judiciales.

Al respecto, el director de TVN señaló que “las orientaciones responden a realidades. Cuando hay una televisión que comete excesos en materia de farándula y afecta la dignidad de las personas todos los días, el canal tiene que fijar una posición. Y esa es que haremos farándula, pero no vamos a destinar recursos en hacer investigación de vida privada”.

Límites a la farándula
Límites a la farándula

De acuerdo a lo comentado en el diario La Nación sobre el tema, con la decisión de hacer públicas las modificaciones a sus orientaciones programáticas y editoriales, “TVN busca evitar los dolores de cabeza vividos este año con algunos de sus principales rostros. Durante el último año, la señal pública se ha visto sacudida por una serie de hechos que hicieron urgente la necesidad de actualizar las orientaciones programáticas y editoriales, que datan de 1997 y cuya última modificación se registró en 2006. A la sanción que el CNTV aplicó por sensacionalismo en octubre pasado a los cuatro grandes canales (Canal 13, Chilevisión, Mega y TVN), se suma la participación de Karen Doggenweiler en la campaña presidencial de su marido y los roces por la asociación comercial de rostros del canal, como Felipe Camiroaga y Tonka Tomicic”.

Entre las principales modificaciones, en este terreno, figura un endurecimiento de la normativa sobre la participación de sus funcionarios en política y en campañas comerciales. El nuevo texto, de 163 páginas, establece una mayor “prudencia” a sus funcionarios en sus actuaciones político-partidistas especialmente a periodistas y rostros del canal.

Otro de los cambios fue la vinculación de sus rostros con campañas publicitarias. Aunque el documento no prohíbe la asociación con marcas comerciales, sí recomienda que debe pedirse una “indicación editorial”: es decir una autorización del canal.