«Vive Sudáfrica»:La cámara provinciana

tv niño beisbolFrancisco Aravena / Wiken /  Que el próximo Mundial de fútbol se juegue en Sudáfrica y que Chile haya clasificado es una combinación irresistible para la televisión: No sólo se puede ir a mostrar un país distinto al otro lado del océano con la excusa de decir «aquí jugará Chile» o «aquí estarán puestos los ojos del mundo»; además se pueden mostrar cosas muy distintas, como animales de safari, tiburones asesinos y reliquias de la oscura y no tan antigua era del apartheid. Así lo entendieron «Umbingelelo» (de Canal 13) y «Sudáfrica mía» (de TVN), y también Mega. A su manera, claro. «Vive Sudáfrica» es una suerte de pieza de museo de la televisión, como salido de esa época en que en Chile no llegaba la televisión por cable y poca gente podía subirse a un avión. De no ser por los manierismos estéticos tipo «CQC» que de vez en cuando adopta, el estilo de las notas de «Vive Sudáfrica» parece sacado de la cobertura del Mundial de México 86. Así como Don Francisco tuvo en su momento la sección «La cámara extranjera», este programa bien podría llamarse «La cámara provinciana».

Javiera Contador, José Miguel Viñuela, Fernando Godoy y Giancarlo Petaccia, los rostros de Mega a cargo de la conducción rotativa, parecen impresionarse con datos como que en Sudáfrica: a) no hablan español, b) hay muchos negros y son muy simpáticos y alegres, c) no saben de Chile, mucho menos del Chupete Suazo, d) aprenden a gritar el «Ceacheí» si se les acosa con una cámara en la cara; y e) hay un montón de tradiciones locales. Su misión, al parecer, es grabarlo todo. Todo. Dígase: Godoy recorriendo el hotel y «entrevistando» al personal («¿conoce al Chupete Suazo?»), Viñuela en un supermercado (grabando a escondidas, con la música de James Bond de fondo, mientras compra cosas para un asado), o Petaccia relatando un partido imaginario de Chile en el estadio vacío donde la selección debutará.

Todo esto con la musicalización obvia de rigor, que incluye desde el himno del mundial hasta la insoportable cancioncita de «Vamoooos, vamos chileeeenos». En la espontaneidad propia de quien hace un video de su viaje para mostrarlo a sus familiares que tengan la paciencia, los conductores alternan frases obvias con afirmaciones poco certeras. Un impresionado Viñuela, por ejemplo, dice que «en ninguna otra parte del mundo» se puede nadar con tiburones («arriesgamos nuestras vidas en esta aventura… lo hacemos por usted, lo hacemos por Mega») y que «en Chile esto sería inimaginable» (antes estaba impresionado con la gente que se mareaba en el bote: «nunca me había tocado algo así»). Petaccia se sienta en el banco de suplentes y dice «aquí estará Alexis, acá el Chupete, acá Claudio Bravo…», aparentemente ajeno al hecho de que está nombrando a titulares de la selección que difícilmente (ojalá) quedarán en el banco. Es reconfortante saber que los rostros de Mega sean simpáticos y quieran que gane Chile, pero si «Vive Sudáfrica» es lo mejor que pueden hacer para mostrarnos el país del Mundial, sólo queda agradecer que los partidos los transmita otro canal.

Por Francisco Aravena.