Aguante, angelito

ducciJulio César Rodríguez / LUN / Si hay un canal al que le tengo cariño es al 13. Mi infancia la viví en la Octava Región, donde teníamos sólo dos canales para ver: TVN, que mi familia no veía por un asunto valórico, y el 13. Entonces me crié viendo el canal del angelito y por eso estoy preocupado. Porque lo que está viviendo por estos días es una verdadera pesadilla. Su directora ejecutiva se va justo cuando está en cuarto lugar de sintonía general.

Para que me entienda voy a entregarle números. Del martes por ejemplo: desde las seis de la mañana hasta las 23.59, Canal 13 quedó en el cuarto lugar, con un promedio de 5 puntos (voy a redondear cifras para no latear), muy atrás de TVN, Mega y Chilevisión.

Durante ese día, aunque no me crea, sólo 14 minutos de esas 18 horas de programación, Canal 13 marcó dos dígitos. El primer milagro de marcar 10 puntos, durante siete minutos, se dio al mediodía con la programación infantil. Luego hubo que esperar hasta “Teletrece” para que, durante cuatro minutos, estuvieran entre 10 y 11 puntos. Para terminar, el epílogo de “Los 80” estuvo tres minutitos también en 11 puntos. Dramático.

Más datos: La gente del matinal del 13 alega que en repetidas ocasiones ese acorazado que fue en alguna época el “En boca de todos” les entrega en 1 punto de sintonía. El matinal, desesperado, pone videos “chistosos” de Youtube antes de las 9. Y sólo suben sintonía con Pamela Díaz, que estuvo meses sentada en el banco de reserva. “Alfombra roja” el martes estuvo largos minutos en quinto lugar de sintonía, superada incluso por la telenovela mexicana de La Red, “La Rosa de Guadalupe”.

Lo de “Teletrece” es fuerte. Hay días que marca menos de 6 puntos. El prime del canal es otra locura: su mejor marca, “Los 80”, está siendo innecesariamente expuesta (programada todos los días a las 22 para ver si mejoran los números) y sistemáticamente está en cuarto lugar y “El hormiguero”… ya ni siquiera dan ganas de hablar de “El hormiguero” y su promedio de 8.5 puntos en su temporada completa. Ni hablar del cuarto lugar en rating comercial (1,5), histórico para el canal católico.

El panorama es famélico y la mirada al horizonte compleja, pero lo único que Canal 13 no puede hacer es quedarse inmóvil. Quien llegue a reemplazar a Memé, o Jorge Herrera si es que se queda, tiene una tarea difícil. Tiene que asumir que es mejor ponerse colorado una vez y tomar decisiones ahora, que cien veces amarillo y lamentarse mañana. Hay que empezar ya y salvar el canal ahora, con osadía y pasión.