Carlos Pinto condenado por injurias

El Mostrador / Durante una recreación de uno de los capítulos del programa “El día menos pensado”, difundido el 15 de junio de 2000, el condenado atribuyó al querellante participación en delitos de homicidios sin que el querellante tuviera participación en ningún ilícito.

El titular del Décimo Juzgado del Crimen de Santiago Juan Antonio Poblete Méndez condenó al periodista Carlos Pinto Sepúlveda por injurias graves emitidas en un capítulo del programa de televisión “El día menos pensado”.

El magistrado determinó sancionar al periodista con la pena de 300 días de presidio remitido y el pago de una multa de 30 Unidades Tributarias Mensuales (equivalentes a $1.129.560) por injurias en contra de Alejo Véliz Palma.

Durante una recreación de uno de los capítulos del programa, difundido el 15 de junio de 2000, el condenado atribuyó al querellante participación en delitos de homicidios sin que el querellante tuviera participación en ningún ilícito.

El fallo sostiene que “de acuerdo a lo antes razonado y determinar el actuar del querellado, partiendo de la base que el programa emitido, se hizo en base a una investigación periodística supuestamente seria, todos los antecedentes dados a conocer en dicho programa, como que este supuesto asesino era un contratista de la zona de Chuquicamata y Tocopilla, que los hechos sucedieron precisamente en las dos hosterías de estas ciudades, que no había ocurrido ninguna otra muerte mas que la de la cónyuge del querellante en la hostería de Tocopilla, que se da claramente a conocer el nombre de “Alejo”, el cual no es muy común; que de la gesticulación de la boca de la clarividente, se infiere que dice el apellido “Veliz”, el encausado no pudo menos que representarse el hecho que el sujeto de la historia sería fácilmente reconocido, sobre todo, en atención a que se trata de una persona ampliamente conocida en las ciudades en las que se desarrolla la historia. A lo cual cabe agregar, que el encausado, sin haber tenido ningún antecedente serio y real, imputó en forma muy poco responsable, la comisión de dos crímenes al querellante, no siendo suficiente excusa el que se trate solamente de un fenómeno paranormal, es más, este argumento precisamente denota una mayor irresponsabilidad en la emisión de dicho programa, ya que, sin asidero alguno, se imputan hechos delictuales, basado en una simple visión de una persona que supuestamente tiene habilidades paranormales y contradiciendo los antecedentes asentados en el proceso judicial respectivo, que en su oportunidad, se llevó sobre la muerte de la cónyuge del querellante”.

La sentencia, además, rechazó la demanda presentada en contra de la productora Geimagen Limitada, la que realiza el mencionado programa.