CNN Chile: una promesa aún incumplida

Francisco Aravena / Wiken / Un canal con 24 horas de noticias implícitamente promete más profundidad, más oportunidad para abarcar esa clase de informaciones relegadas al patio trasero en los noticieros de la TV abierta, como las noticias internacionales y, a fin de cuentas, un despliegue mayor y más variado de herramientas para comprender el mundo con un relato local. En eso, el mismo nombre de CNN Chile es la promesa. En estos primeros días, eso se ha visto sólo a ratos.En ciertas ocasiones se aprecia una intención de profundizar en temas no tan urgentes, ya sea en salud, tendencias e internacionales (a veces valiéndose de las notas de CNN internacional, aunque no lo suficiente). El especial “Chile 2008, el retrato de un país”, conducido por Ramón Ulloa, el rostro más fuerte, fue un buen ejemplo de las ventajas de profundidad y flexibilidad (segmentos del especial se retransmitieron varias veces) en las que podría destacarse CNN Chile. Sin embargo, frecuentemente se cae también en reportar noticias en un estado mínimo de producción, -sólo la presentación de una “cuña”, sin contexto alguno-, que da la impresión de improvisación y urgencia sin sentido. Es el riesgo implícito en la meta de informar las 24 horas: se le da relevancia a lo irrelevante. De un canal que es parte de la familia de la estación de noticias más conocida del mundo, se podría esperar que esa parte de su nombre -la de “CNN”- tomara el protagonismo cuando la otra -la de “Chile”- no entrega suficiente material, y que los vistazos al resto del mundo fueran menos mezquinos y más frecuentes. De otra manera, sigue siendo imprescindible complementar CNN Chile (cuyos primeros días han exhibido una frecuente desprolijidad en el tratamiento de la imagen y en el empalme de las notas) con otras señales internacionales, para quien quiera estar realmente informado.

Al respecto, es irritantemente insólita la decisión técnica de VTR, empresa socia de CNN Chile. Para ponerlo en una frecuencia “visible” (canal 15) corrió un par de canales CNN Internacional al ¡130! Una frecuencia imposible de sintonizar en un televisor normal, a menos que uno tenga la D-Box -de VTR, claro- que obliga a ver todo por el canal 3, y por lo tanto impide programar cualquier grabación. Curiosamente, VTR ha hecho difícil la tarea de sintonizar CNN. Vaya socios.