Comunicado de Prensa: DERECHO A LA COMUNICACIÓN DE RANGO CONSTITUCIONAL

A dos meses de concluir el proceso de elaboración del texto constitucional que será sometido a plebiscito, FUCATEL -observatorio de medios de comunicación y democracia, articulador de la sociedad civil, felicita las importantes iniciativas que se han levantado en el trabajo de la Convención Constitucional sobre derecho a la comunicación e información, en la comisión N°7, focalizada en este ámbito de la institucionalidad democrática.
A partir de estas iniciativas, queremos contribuir al debate proponiendo una sistematización, en base a los diálogos ciudadanos que hemos realizado con representantes de distintos ámbitos de la sociedad civil, que permita a los constituyentes arribar a las necesarias mayorías consensuadas para que nuestro futuro texto constitucional consagre democrática y equilibradamente los derechos en juego en estas materias.
Es urgente cambiar la concepción constitucional de los medios de comunicación. No basta consagrar la libertad de expresión como un derecho que sólo protege a los propietarios del medio y no al resto de la población. La radio, la televisión, la prensa escrita y los nuevos medios, cualquiera sea la plataforma en la cual operen deben estar al servicio de la ciudadanía y de la democracia, para informar, formar y entretener.
Si bien la lucha que se ha librado desde la sociedad civil ha permitido avanzar en el establecimiento de una obligación de pluralismo en la programación, el reconocimiento de medios comunitarios y educativo-culturales y la posibilidad de que existan canales de TV que se monten sobre medios de terceros, el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) desde hace 8 años ha incurrido en desacato a la ley al no disponer los procedimientos y medios que garanticen el pluralismo en la TV.
Estimamos que hoy debemos centrar nuestro esfuerzo en diseñar las bases para una institucionalidad acorde a las actuales necesidades, que considere a la sociedad digital, -independiente del poder político de turno-, profesional y dotada de las competencias que permitan garantizar el acceso igualitario de todos los sectores a la propiedad de los medios y, que a su vez vele por los derechos de las audiencias. Adicionalmente, estimamos que se deben asegurar las siguientes aristas del derecho:
1. Acceso equitativo al espectro radioeléctrico y las demás facilidades esenciales que permitan el funcionamiento y viabilidad de los medios de comunicación, con independencia de su titularidad pública o privada, de su alcance nacional, regional, local o comunitario. Actualmente, se protege a la ciudadanía de los monopolios estatales y no de los privados, así como se discrimina en materia de financiamiento.
2. Conectividad universal y equitativa, en condiciones funcionales, que permita a todas las personas acceder a los contenidos que se difundan a través de los medios de comunicación.
3. Protección de las audiencias, de forma tal que la persona que se sienta ofendida o injustamente aludida por algún medio, tenga la posibilidad efectiva de reclamo y reparación.
Todo lo anterior reafirma la necesidad de encarar un debate franco y transparente –de cara a los ciudadanos-, con una institucionalidad que garantice el derecho a la libre expresión, a la información y a la comunicación, en conjunto con un sistema de medios diverso y plural, de acuerdo con las recomendaciones de la Unesco y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Para ello es necesario elevar la exigencia de pluralismo y diversidad a un rango constitucional así como la consagración de la función pública de los medios de comunicación. Si bien los medios públicos son esenciales, las obligaciones de pluralismo y satisfacción de la función pública de los medios deben ser universales, pues es la única forma de concretar este derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *