Diez años cumple el medio de los medios

saladeprensaOBSERVATORIO / Una década cumplió la web latinoamericana Sala de Prensa, un proyecto independiente, no lucrativo que se mantiene en línea gracias a la colaboración de profesionales y académicos de 40 países de América, Europa y Asia. Según su director Gerardo Albarrán de Alba la finalidad del espacio es “impulsar la libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho a la información en la región, mediante la promoción de la ética, la investigación, la precisión y el uso de nuevas tecnologías en el ejercicio periodístico iberoamericano, así como la protección de los periodistas”.

Para celebrar sus diez años de vida, Sala de Prensa seleccionó diez textos históricos, entre los que destaca una conferencia de Humberto Ecco, en 1995, donde el semiólogo italiano presenta su visión -que mantiene plena vigencia- sobre el impacto en el periodismo de las nuevas tecnologías.

También se incluyó en la selección un artículo de Albarrán, coordinador de proyectos académicos del semanario mexicano “Proceso”, quien reflexiona sobre la ética periodística y los mecanismos de auto regulación de los medios.

Desde Colombia, el periodista español Paco Gómez Nadal plantea sus reflexiones sobre el terrorismo mediático practicado desde el poder para justificar las violaciones a los derechos humanos, y entrega las claves para comprender los mecanismos con los que opera, mientras que la periodista mexicana Elsa Lever -en un artículo muy oportuno para el Día internacional de la Mujer, plantea una serie de reflexiones tendientes a la apropiación de Internet como herramienta política que permita “romper estereotipos y articular políticamente el ciberfeminismo”.

morir-es-la-noticia“Morir es la noticia”

Chile está representado, en esta edición especial, por un artículo escrito por el abogado Andrés Aylwin Azócar (para el libro “Morir es la Noticia”), que corresponde a una implacable reflexión ética, en la que el autor sostiene que de no haberse suprimido la libertad de prensa en Chile, a partir de 1973, se habría impedido el crimen de los detenidos desaparecidos. Plantea Aylwin en su artículo que “lo más grave que sucedió en Chile a partir del 11 de septiembre de 1973 fue la suspensión de la libertad de opinión y de información. Si hubiera existido libertad de expresión habría sido imposible concebir los crímenes masivos sufridos en nuestro país”
Y en relación a la situación de los medios nacionales en 1997, año de publicación del libro, Aylwin plantea:

 
“El periodismo es el vehículo que permite a la comunidad conocer la verdad y, por lo mismo, jamás debería convertirse en un mecanismo para la alienación de la gente y la instrumentalización de la sociedad a la forma de pensar y sentir que expresan los intereses de los propietarios de los medios de comunicación. La excesiva concentración de la propiedad sobre los medios está contribuyendo a sustituir la misión periodística de informar y orientar por la de concientizar a los ciudadanos y pautar el acontecer político y social. Pareciera que en los medios jamás hay espacio para el pueblo, su juventud, su cultura, su progreso, sus dolores y su sentir por estar pluralistamente informado. En cambio, se expresa el propósito de rescatar sólo los éxitos del pasado totalitario, prescindiendo de sus horrores y sobredimensionando las dificultades de la democracia naciente. Percibimos en esta actitud el propósito deliberado de debilitar el proceso de transición a una plena democracia”.

La publicación de este capítulo es un reconocimiento al libro “Morir es noticia”, donde 64 periodistas chilenos, con la edición de Ernesto Carmona, hacen una revisión de los horrores y quebrantos  vividos por muchos trabajadores de los medios chilenos durante el régimen militar y se analizan los principales derroteros de nuestro periodismo desde los años sesenta hasta la transición democrática.

Sala de Prensa es uno de los sitios web que aporta a la reflexión sobre los medios de hoy, haciéndose cargo de los múltiples desafíos del oficio, a la luz de los cambios revolucionarios que experimenta día a día la profesión y de los riesgos que implica: “los nuevos paradigmas, las fórmulas fallidas, el enrarecimiento del ambiente laboral, los intereses, las preocupaciones, las amenazas, las presiones, los riesgos, las agresiones, las muertes… Los más de 820 textos aquí publicados durante diez años, así lo reflejan” nos recuerda, a manera de cierre, su director Gerardo Albarrán.