El ABC de la nueva ley audiovisual argentina

tv pública argentinaObservatorio / En su último boletín, el programa de legislación de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias –Amarc- hace un exhaustivo análisis de la nueva Ley de Comunicación Audiovisual Argentina que tras una serie de tropiezos por fin entró en vigor y está en proceso de ser reglamentada. El propósito de la ley es regular los servicios de comunicación audiovisual en todo el territorio y desarrollar mecanismos destinados a la promoción, desconcentración y universalización del aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Establece mecanismos democráticos de asignación de frecuencias, la reserva de un tercio del espectro para entidades sin fines de lucro y formas de control paras evitar la concentración de la propiedad de los medios, entre otras materias. El cuerpo legal ha generado controversia en la sociedad Argentina y así como amplios sectores la consideran un instrumento democratizador de las comunicaciones, otros ven en ella una amenaza a la libertad de expresión.

Lea a continuación, los principales alcances de la ley en el detallado informe de Amarc:

 

Ley de Comunicación Audiovisual, Argentina

 • La ley entra en vigor

Dado que la nueva ley de medios audiovisuales de Argentina se encuentra en vigor y en proceso de ser reglamentada, en el boletín actual presentamos un análisis sobre la misma. Dicha normativa, aprobada en octubre de 2009 y que impone límites a los monopolios, puede ser aplicada tras el fallo judicial de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta que, el 25 de junio, revocó la última medida cautelar que suspendió provisionalmente la aplicación total de la ley.

El fallo va de acuerdo con la decisión de la Corte Suprema de Justicia, que diez días atrás había revocado otra medida cautelar dictada por la Cámara Federal de Mendoza. Ambos recursos habían sido planteados ante justicias provinciales por legisladores opositores, pero la Corte entendió que los diputados no deben acudir a la justicia para lograr lo que no pudieron obtener por mayoría en el Congreso.

La ley contó con la opinión favorable de los relatores especiales por la libertad de expresión de la ONU y la OEA. Fue sancionada por el Congreso en octubre de 2009 en medio de un proceso democrático y con el apoyo de organizaciones sociales y sindicatos de periodistas.

La norma rompe el monopolio en los medios audiovisuales al limitar la cantidad de licencias de radio o televisión que puede operar una misma empresa, amplía las regulaciones estatales y define la actividad de los medios como «social y de bien público», además reconoce a los medios comunitarios. Está basada en el derecho comparado internacional para garantizar la pluralidad y la diversidad. La nueva norma reemplaza a la ley de la última dictadura (1976-1983) que favorecía la concentración de los medios. Debido a que se constituye como una de las legislaciones más avanzadas en la materia a continuación presentamos un breve análisis.

Análisis de la Legislación[1]

Objeto y fin de la Ley de Comunicación audiovisual

El objeto es la regulación de los servicios de comunicación audiovisual en todo el ámbito territorial de la República de Argentina y el desarrollo de mecanismos destinados a la promoción, desconcentración y universalización del aprovechamiento de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. La ley regula todas las emisiones que tengan su origen en el territorio nacional, así como las generadas en el exterior cuando sean retransmitidas o distribuidas en él.

Se define como “comunicación audiovisual” dado que se busca regular el tipo de actividad y no el soporte tecnológico mediante el cual se presta el servicio que materializa el ejercicio del derecho a la libertad de expresión e información. Con ello se garantiza la diversidad y el pluralismo en la comunicación audiovisual a través de los soportes tradicionales como la radiodifusión así como de las nuevas vías que el desarrollo tecnológico permite, tales como el Internet o la telefonía. De esta manera, los servicios de comunicación audiovisual están protegidos y amparados por el convenio de diversidad cultural de la UNESCO. En concreto, se entiende como este tipo servicios a aquellas ofertas de contenido organizadas de modo permanente, secuenciados con el objeto de generar influencias sobre la opinión pública. Esto se distingue de los servicios por catálogo disponibles por Internet o por teléfono.

Soportes distintos a la radiodifusión

Las señales que antes no tenían responsabilidad, entre ellas las que no utilizan espectro, a partir de la Ley, tendrán la obligación de registrarse; si explotan publicidad, la deberán tributar en Argentina, y se posibilitará que la responsabilidad por los contenidos recaiga en el encargado editorial de los mismos y no en los operadores de cable o en los proveedores del servicio por Internet. Es decir, el nuevo responsable va a ser el titular de los derechos de exhibición quien deberá inscribirse en Argentina, si no lo hace, entonces el cablero será el responsable.

Autoridad reguladora

Se modifica el modo de concebir la autoridad reguladora respecto de la legislación anterior. Está conformada por 7 miembros, de los cuales dos son nombrados por el poder ejecutivo, tres por la comisión bicameral de comunicación audiovisual del Congreso, y los últimos dos son elegidos por el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual.

Además, se conforma un Consejo Federal encargado de diseñar políticas públicas. Está conformado por un representante de cada provincia, así como por representantes de sindicatos de trabajadores del sector de la comunicación audiovisual, entidades sin fines de lucro prestadoras del servicio de comunicación audiovisual, autoridad pública (representantes de carreras de comunicación y radios universitarias), entidades de los pueblos originarios y asociaciones autorales. El Consejo Federal tiene una articulación inmediata con otra figura creada que es el defensor del público. Este último es un funcionario parlamentario designado por el Congreso que tiene como misión defender los derechos del usuario, consumidores y públicos de los medios frente a la autoridad, los medios públicos, privados, comerciales y no comerciales. Con ello se garantizan también los derechos de las audiencias.

Mecanismo de asignación de frecuencias

El mecanismo de asignación de licencia es, con una sola excepción, el del concurso público, abierto y permanente. Abierto significa que si alguien encuentra una frecuencia disponible y demuestra que es técnicamente viable, se incorpora al plan y se llama a concurso. Esto permitirá incentivar o hacer crecer las instancias de pluralismo en determinado lugar.

Hay un requisito adicional que va de la mano con un principio de transparencia que es la audiencia pública. Cada prestador de servicio debe tener disponible para el público que lo quiera consultar una carpeta que exponga la propuesta por la cual se le adjudicó la licencia, que incluye la propuesta en materia de programación educativa y cultural. Debe establecer también cuál fue el intercambio que sostuvo acerca de estas cuestiones con la autoridad, así como quiénes son los anunciantes. De esto modo quien gana la licencia tiene que seguir explotándola con base en el compromiso que adoptó.

Entidades sin fines de lucro y medios comunitarios

Se estipula una reserva de un tercio del espectro para entidades sin fines de lucro. La ley retoma la definición y características sobre los medios comunitarios desarrollados por AMARC y los principios para un marco regulatorio democrático de radio y televisión comunitaria, que establecen que las radios y televisoras comunitarias son actores privados que tienen una finalidad social y se caracterizan por ser gestionadas por organizaciones sociales de diverso tipo sin fines de lucro. Su característica fundamental es la participación de la comunidad tanto en la propiedad del medio, como en la programación, administración, operación, financiamiento y evaluación. Se trata de medios independientes y no gubernamentales, que no realizan proselitismo religioso ni son de propiedad o están controlados o vinculados a partidos políticos o empresas comerciales..No existen restricciones a la tipología de las emisoras comunitarias para su funcionamiento, es decir no hay limitaciones de potencia, frecuencia o limitación de uso de banda (am/fm). Tampoco se estipulan limitaciones para que puedan realizar actividades económicas en tiempo aire para sus sostenibilidad siempre y cuando no sea con fines de lucro.

Medios públicos y pueblos originarios

Los medios públicos o estatales y los pueblos originarios tendrán autorizaciones. Tienen los mismos derechos que las entidades sin fines de lucro. Tampoco se establecen limitaciones discriminatorias para su funcionamiento. Se establece un capítulo sobre Radiotelevisión Argentina – Sociedad de Estado que corresponde al nuevo diseño de los medios públicos. Contará con una autoridad de aplicación con una integración igual a la de la autoridad federal. El RTA importa un modo de contratación distinto, debe cumplir con cuotas de programación de acuerdo a intereses, y tiene una lista de obligaciones a cumplir entre ellas dar equidad informativa a los distintos sectores de la sociedad cuando se trate de cuestiones de interés público. Se espera que los modos de gestión de los medios públicos puedan plantear un modelo de alfabetización mediática con otros estilos, estéticas y éticas periodísticas.

Modelo de control de concentración

A fin de garantizar un control de la concentración, la Ley desarrolla los siguientes elementos:

– Crecimiento de nuevas voces

En los lugares de alta vulnerabilidad social, cuando haya espectro y cuando se trate de emisoras de baja potencia no habrá concurso; se establecerá directamente la adjudicación a demanda, sin derecho a prórroga. De este modo se busca fomentar la aparición de medios donde no los hay.

 – Mecanismo de control de concentración

Se establece un cuadro de doble entrada, que se apoya, por un lado en la cantidad de licencias y en las características de las mismas, y por otro en la inserción del mercado total. En radio se prevé hasta 10 licencias. Estas 10 licencias van de acuerdo a una tipología de medios, planteada en el artículo 45, respecto a qué es lo que se puede concentrar en un mínimo de área de cobertura. Este techo de cantidad de licencias se mide respecto de un techo de concentración de mercados. Para el caso de cable, se estipula que pueden tener hasta 24 licencias. Cada una implica un servicio independiente. Cada licencia implica las mismas condiciones que un canal abierto.

 – Modelo de desconcentración: derechos de exhibición

El otro modelo de desconcentración se refiere a los derechos de exhibición. El Consejo Federal elaborará una lista de eventos relevantes que será obligatorio poner a disposición para diversos medios. Así, se garantizará que al menos en condiciones básicas este tipo de contenidos se ofrezcan a diversos públicos interesados.

 Contenidos propios e independientes

Se establece la obligación de contar con un servicio informativo propio, con ello se garantiza que la población acceda a información local y regional de su interés. Se fomenta la promoción de contenidos propios y locales. Se establece un plazo progresivo de ventanas de contenidos mínimos y de techo a la reproducción de redes, de tal manera que la repetición de la programación de los grandes medios no sea excesiva.

Reflexión final

La Ley de Comunicación Audiovisual en Argentina encara el proceso de digitalización de una forma en la que permitirá que el país entre en un modelo de aumento de pluralismo o diversidad que permitirá reducir la brecha digital de modo irreversible, tal y como hubiera sido la agudización de la concentración si no se hubiese aprobado. Es aquí donde radica la importancia de dicha ley.

Dicha normativa además se apega además a lo establecido en los instrumentos internacionales en materia de derechos humanos y libertad de expresión, no se basa en la tradicional perspectiva técnica o mercantil. Una de las principales barreras en la región para garantizar la diversidad y la pluralidad en los servicios de comunicación audiovisual es la concentración de medios y por lo tanto esta ley da una pauta para que el resto de los países puedan generar marcos normativos que rompan con los monopolios y los oligopolios que como lo ha determinado la CIDH conspiran contra la democracia.

Una vez que los fallos judiciales han determinado la aplicación de la ley se ha iniciado un proceso de consulta pública para la elaboración del reglamento. Aun quedan procesos judiciales en contra de artículos en específico los cuales siguen su curso pero el resto de la ley es ya una realidad en Argentina.