El cine chileno está de luto por el fallecimiento de un productor clave

luigi aranedaFernando Zavala / El Mercurio / Ayer, a los 42 años, murió Luigi Araneda, responsable de cintas como «Se arrienda», «Radio Corazón» y la ópera prima de Pablo Illanes, «Baby shower», que debuta el 13 de enero. La noticia tomó a la industria cinematográfica local por sorpresa. Nadie se lo podría haber imaginado. Ayer, a los 42 años falleció de manera imprevista el destacado productor de cine chileno Luigi Araneda. Por la tarde, el responsable de películas como «Se arrienda» y «Radio Corazón» salió de las oficinas del Consejo de la Cultura, donde había participado en una reunión del Consejo del Audiovisual -del que era miembro, en representación de la Asociación de Productores de Cine y TV- y cuando dejaba el lugar, a bordo de su automóvil, sufrió un paro cardíaco fulminante.

La noticia no tardó en aparecer en redes sociales y el consenso fue rotundo: Araneda no sólo era una figura respetada dentro de la industria local, era también profundamente querido. «Era energía pura», dice Jorge Olguín, con quien preparaba una serie de TV llamada «Edén». «Muy cariñoso, apasionado por el cine y entregado al máximo a los proyectos en que trabajaba», agrega. Su acongojado círculo más cercano -integrado por cineastas como Pablo Illanes, Álex Bowen y «El Rumpy»- no hizo declaraciones.

Originario de Punta Arenas, profesor de Castellano y licenciado en Estética de la Universidad Católica, Luis Guillermo Araneda partió produciendo teatro cuando decidió dedicarse al cine. Realizó estudios en Nueva York y a su regreso fue un incansable gestor de proyectos. Sus inicios, a fines de los 90, fueron junto a la periodista Manuela Gumucio y luego junto a su hijo, Marco Enríquez-Ominami, en la productora Rivas y Rivas. Él dice: «Partimos haciendo cortos y trabajando para la franja de Ricardo Lagos. Era un tremendo productor y un hombre con mucho optimismo. Recuerdo que nos íbamos a ‘Las Lanzas’, en la Plaza Ñuñoa, y entre medio de completos nos poníamos a producir».

Trabajó en filmes como «Padre nuestro», «Lokas» y «La mujer de mi hermano», y en series de TV como «Los simuladores», «La vida es una lotería», «El blog de la Feña» y «Adiós al Séptimo de Línea». Actualmente preparaba el estreno de «Baby shower», la ópera prima de Pablo Illanes, programado para el 13 de enero.

Además, trabajaba en «Circo», lo nuevo de Orlando Lübbert, y acababa de pasar cinco semanas en el desierto de Atacama filmando «Sal», de Diego Rougier y protagonizada por Javiera Contador. Al teléfono desde el aeropuerto de Buenos Aires, donde esperaba el avión que lo trajera de regreso a Santiago, Rougier cuenta: «Él estuvo todo el tiempo con nosotros. Se hizo cargo de un rodaje tremendamente difícil, en medio de la nada, con grandes desafíos en lo logístico. Y su buen humor y entrega nunca los perdió».

Aún no se determinan los detalles de su funeral, aunque sus restos serán trasladados hoy, desde Lastarria 90, a la parroquia Inmaculada Concepción de Vitacura donde se realizará una misa a las 16:00 horas.

»Luigi peleó mucho por que la industria audiovisual chilena tuviera cierto grado de sustentabilidad. Creo que perdimos a uno de los muy buenos productores de este país».

Luciano Cruz-Coke

Ministro de Cultura.

«Su principal apuesta fue la consolidación de una industria audiovisual chilena. Siempre hizo películas grandes, asumía desafíos mayores».

Sergio Gándara

Director de la Asociación de Productores de Cine y TV.