El lado oscuro de Claro

El Centro de Investigación Periodística -CIPER- que dirige la periodista Mónica González vuelve a sorprender con otro gran reportaje, esta vez sobre los entretelones inéditos de la vida del fallecido empresario Ricardo Claro, quien se jactaba de ser “el hombre más informado de Chile”. Claro tuvo una verdadera obsesión por el periodismo y los medios de comunicación que lo llevo a poseer varios, entre ellos Megavisión, la revista Capital y el Diario Financiero, desde los cuales hizo sentir su visión ideológica y religiosa y ajustó cuenta con numerosos enemigos y adversarios. Sus encuentros y desencuentros con el régimen militar, su lenta venganza contra un importante abogado de la plaza, su caja fuerte con documentos reservados que hacían temblar a sus detractores, sus relaciones con el sector más conservador del clero, la forma en que hizo encarcelar al yerno de Pinochet, desconocidos detalles sobre el llamado “kyotazo” que sepultó el año 1992 los afanes presidenciales de Piñera (ver en video destacado de este sitio), la forma en que el año 56 delató a una compañera de Derecho militante comunista mientras estaba vigente la Ley de Defensa de la Democracia, su fama de visionario en materias políticas y económicas, son algunas de las facetas de la vida del empresario que aborda la investigación del periodista Cristóbal Peña, ganador del Premio de la Fundación del Nuevo Periodismo 2007 con su reportaje “Viaje al fondo de la biblioteca de Pinochet”.

Los archivos secretos de Ricardo Claro y sus actuaciones en las sombras

Aunque el recientemente fallecido Ricardo Claro logró reconocimiento por sus éxitos empresariales, la fama pública le llegó con el Kiotazo que hundió en 1992 a Sebastián Piñera y Evelyn Matthei. Esa no fue la primera ni la única operación en la que participó para influir en la política nacional y en beneficio de sus negocios. Ya en 1983 conspiró con la oposición al régimen y consiguió llevar a prisión al entonces yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou. CIPER logró que distintas personas relaten cómo el dueño de un holding de empresas y medios guardó y usó información privilegiada para lograr sus objetivos. Conozca los secretos de quien se jactaba de ser el hombre más informado de Chile.

Por Cristóbal Peña, CIPER

La noche del domingo 23 de agosto de 1992, antes de apretar play en la radiocasete Kioto y provocar el mayor escándalo político de la transición a la democracia, Ricardo Claro se despachó la siguiente introducción frente a las cámaras del canal de su propiedad:

“Hoy día he recibido una información bastante grave, en el sentido de que la independencia de este programa puede aparecer amenazada. Ustedes saben que yo recibo mucha información, la información llega de la forma más increíble, sin que la pida yo, y hoy día, después de almuerzo, recibí a un señor, a quien no conocía, que me dijo: ‘Usted se precia de ser muy independiente, pero en su canal hay gente que está interviniendo’, y me entregó una cinta grabada”.

La cinta contenía la grabación telefónica que delataba el intento de Sebastián Piñera por perjudicar a Evelyn Matthei en su carrera a La Moneda. Entonces, ambos pertenecían a la denominada “Patrulla Juvenil” de Renovación Nacional. Auque en el proceso judicial que siguió el ministro Alberto Chaigneau quedó establecido que Claro obtuvo la grabación de un mensajero de Matthei, quien a su vez la recibió del capitán de Ejército Fernando Diez, en la introducción ante las cámaras de Megavisión aquél dijo algo enteramente cierto: a lo largo de su vida cultivó fuentes de información diversas, algunas al parecer no muy santas, que sirvieron para afianzar su poder e influencia, además de infundir temor.

CONTINUE LEYENDO ESTE REPORTAJE EN www.ciperchile.cl