La crisis en Red tv se suma a la cesantía en otros medios

Carmen Sepúlveda / La Nación / ¡Están todos despedidos! / Enarbolando la bandera de la crisis, los medios de comunicación comenzaron una ola de despidos de sus trabajadores. Ya nadie tiene asegurado su puesto laboral, ni siquiera los rostros. Hasta ahora sólo se salvan de esta debacle TVN, Chilevisión y Mega. El último día del año María Isabel Matte, jefa de prensa de Red TV, reunió a su equipo para informar que los rumores eran una verdad: los finiquitos estaban listos para ser entregados al área periodística de la estación. Muy afectada dijo que el cierre del área se debía a que el canal tenía problemas económicos y que existía un receso. El fin llegaba y 67 trabajadores serían declarados desempleados porque los noticiarios en ese canal se acababan. El miércoles 31 los periodistas llegaron a las 9 de la mañana a cumplir sus labores, comentaban la portada de “LUN” con el rostro del ministro de Hacienda, Andrés Velasco, exigiendo una explicación frente a una pregunta de uno de los reporteros que lo increpó por los despidos masivos que estaban programados en los medios de comunicación. Ese día el profesional apuntado como el que generó la pregunta incómoda fue despedido antes que todos sus compañeros. Fue acusado de desleal por la empresa.“Fue horrible, nos notificaron a la una y media, pero teníamos que seguir trabajando, hacer las notas para el noticiario del mediodía con la cabeza en otro lado”, cuenta uno de los ex trabajadores. La última reunión hizo llorar hasta a los más duros; el reclamo era por qué no les informaron antes para estar preparados y buscar trabajo con anticipación.

Cristián Briceño que sigue en el canal en una situación de stand by, sin programa al aire hasta nuevo aviso, contó a LND que esta situación ha sido lejos la más dolorosa que ha vivido en su vida profesional: “Me ha tocado despidos de gente, pero aquí se fueron todos, nadie lo podía creer. Llevo cuatro años trabajando y fue muy fuerte ver a todos llorando por quedar sin trabajo y sobre todo en esta época”. Briceño ha recibido ofertas para sumarse al matinal del Canal 13, pero todavía necesita sentarse a conversar con los ejecutivos de Red TV que le dijeron que en marzo podría tener un proyecto.

La desazón en el canal de Manquehue Norte fue tal el último día del año que los profesionales no querían llegar a su casa esa noche, donde debían anunciar la tragedia económica a la que ingresaban. Los únicos que quedaron con pega fueron el conductor y periodista Felipe Vidal, con el programa “Hoy”, más tres camarógrafos, un productor, y dos periodistas que aceptaron trabajar por la mitad del sueldo y boleteando. La jefa de prensa no renunció y el lunes están citados los trabajadores que tenían problemas con las imposiciones. Lo que se vio en pantalla el jueves 1 fue el noticiario de la tarde y el resumen del año que estaba grabado.

Fernando Paulsen recuerda que en 1996 cuando era jefe de prensa y conductor de La Red, tuvo que vivir la misma situación, por motivos no económicos sino que programáticos. Llegaron los canadienses Canwest Global Comunication Group a cerrar el departamento de prensa de La Red. Fue él quien les propuso a los nuevos dueños terminar con el área antes de mutilarla por parte. “Nos fuimos todos y los canadienses tuvieron la generosidad de permitir despedirnos en pantalla”, recuerda. Según Paulsen, el problema de La Red es que tenía un departamento de prensa probablemente mucho más grande de lo que le daban los números. Para el panelista de “Tolerancia cero” de Chilevisión, los departamentos de prensa no son obligación, pues “puedes tenerlos o no. Es una opción por mucho que los periodistas digan que somos la mejor profesión de la historia, pero no hay ninguna razón lógica que mantengas noticiarios por el solo hecho de sacar noticias”, advierte.

En los otros canales la realidad es distinta, pero en todo caso existe miedo a perder el trabajo y los sindicatos finalizaron sus negociaciones sin hacer muchas peticiones. Canal 13 terminó el proceso el 24 de diciembre y ya hay un total de 200 personas a quienes se les terminó el contrato el 31 de diciembre.

Iván Mezzano, presidente del sindicato de canal católico, dice que espera que la empresa se haga eco de los mensajes de los obispos, del cardenal y de monseñor Goic a los empresarios de cuidar la fuente laboral. “En época de crisis no es el mejor escenario despedir a un trabajador, pues significa echar a una familia a la calle; en el canal sí están los recursos sólo deben hacerse producir, existe creatividad y disposición. Para nosotros es importante que la empresa no externalice la producción”. En TVN, el método a seguir fue ese, se optó por, en algunos casos, prescindir de las productoras externas para privilegiar el trabajo de su gente. “No se percibe que vaya a ser un año de despidos, la gerencia tiene buena caja para lo que se viene. En prensa, el 2 de marzo sale el 24H, ahí se contrataron 60 personas, pero no sabemos qué pasará porque no tenemos una varita mágica”, aclara Jorge Arellano, presidente del sindicato 3 de prensa de TVN. En Mega si bien no hay sindicatos, desde Recursos Humanos informan que no tienen pensado despedir a nadie. Y en Chilevisión Fernando Paulsen añade que no habrá problemas: “Este es un canal que tiende a contratar más que a despedir gente”.

Pamela Morales, representante de los periodistas en el sindicato de TVN, responsabiliza de los despidos a la mala gestión empresarial. “Se están escudando en pasarle la cuenta a los trabajadores: se despidieron a cientos de personas en Copesa, a 70 en “El Mercurio”, hubo despidos en UPI. Y en TVN hemos tenido estabilidad gracias a una gestión y recursos que resguardan la posibilidad de asumir años como este”, concluye. Pero lo peor es que los despidos recién comienzan y eso que aún no se ha aparecido marzo. //LND
COLEGIO DE PERIODISTAS: “Exceso de reacción”

En el Colegio de Periodistas están con los brazos cruzados, pues no es mucho lo que pueden hacer. El lunes se reunirán con dirigentes sindicales en un consejo nacional para evaluar la situación. “Hay un exceso de reacción que nos preocupa, que no tiene que ver con las recomendaciones que pidió el Gobierno y la Iglesia”, denuncia Abraham Santibáñez.