Los nuevos desafíos de la política online

obama-9Andrés Azócar / Director  Periodismo UDP / El gobierno de Obama se inauguró, como era de esperar, con una web en apariencia muy abierta a la movilización activa de la población. No sólo es potente por el golpe de efecto que tiene que la ciudadanía pueda comentar los proyectos de ley que tienen la categoría de “urgente”, antes de ser enviados al Congreso. Junto con esto, la Casa Blanca está asuminedo un ideario que debe cumplir casi a la perfección, de lo contrario el costo puede ser tan alto como las expectativas generadas. Así lo plantea Macon Phillips, el director de New Media del nuevo gobierno americano, en la declaración de principios de la nueva administración: Comunicación, Participación y Transparencia. Nuevamente un escenario muy lejano para la clase política chilena y para el Gobierno, por supuesto. En el mundo, las instituciones han ido a la retaguardia de los desafíos de la tecnología y, por consiguiente, de las nuevas audiencias. Le sucedió en forma brutal a los medios de comunicación, a la industria de la música; las editoriales han comenzado a sentir el efecto de los cambios y, por supuesto, las agrupaciones que intentan velar por los derechos de autor, ven con espanto que el final no será para festejar. ¿Qué pasará con la política, cuando las nuevas plataformas sean más eficientes en la toma de decisiones, la transparencia y la participación? Las señales son demasiado obvias como para no tomarlas en cuenta.

 Obama entendió que a los jóvenes les interesa la política y los problemas de la sociedad. Que no salían del PC simplemente porque falta que alguien supiera conjugar los verbos adecuados. EE.UU. se reencantó con la política y eso es evidente. Pero eso obligó a la política a cambiar y dejar el mundo de los nichos partidarios. El día de la investidura del nuevo presidente de EE.UU. la plataforma de video de CNN en Facebook tuvo 21, 3 millones de visitas, situación que se repitió, con mayor o menor fuerza, en todos los medios. El encantamiento ha sido total. Durante los meses de campaña, el pulso partidario se sentía por todos los rincones. Político.com fue uno de los sitios más visitados y el Washington Post acaba de sacar un Who Run Gov, para seguir de cerca el quién es quién en la política estadounidense. Después de sumarse a esta nueva de democracia, los votantes demandarán otro tipo de comunicación a sus dirigentes. La ciudadanía querrá dar un paso más y saber qué rol están jugando los políticos, qué leyes están planteando, a qué lobbistas han recibido, quién financió sus campañas, cuál es su patrimonio, qué promesas no han cumplido. Después de la participación, la transparencia y luego la comunicación. El curso natural de la nueva democracia. Me imagino que los votantes (sumado los potenciales 3,8 millones ) no se sienten identificados con proclamaciones a mano alzada, ni tampoco con elíticas visitas a fundos de más de 100 mil hectáreas. Poco tienen que ver con transparencia y participación.

obama-4Lamentablemente los medios de comunicación en Chile, no tienen los recursos para despejar el terreno. El año pasado hubo avances notables en transparencia (los fallos de la SVS, la Contraloría y la Fiscalía Nacional Económica), pero aparecen sólo como focos de independencia y no parte de un ritual. El nuevo Consejo para la Transparencia, que preside el abogado Pablo Olmedo, y que comenzará a funcionar desde marzo, no cuenta con los recursos necesarios y además puede que encalle en la burocracia que el mismo Estado le ha impuesto. Sin embargo, es una esperanza más de alcanzar altos niveles de democracia y transparencia. Las exprectativas que generará estarán fundamentadas en la movilización de la ciudadanía y los periodistas.

Obama está imponiendo un nuevo estilo de politica que tarde o temprano deben adoptar nuestros dirigente. El gobierno abierto tiene costos: la fiscalización, la ciudadanía hambrienta de información, una cultura estatal diferente y partidos políticos jugados por los beneficios que tiene el jugar con público. Habrá que esperar la propuesta de los candidatos para saber cómo viene la mano. Quizás en Chile el encantamiento no sea para estas elecciones, pero tarde o temprarno la transparencia será un bien decesivo para ganar una batalla electoral.

El gobierno de Obama se inauguró, como era de esperar, con una web en apariencia muy abierta a la movilización activa de la población. No sólo es potente por el golpe de efecto que tiene que la ciudadanía pueda comentar los proyectos de ley que tienen la categoría de “urgente”, antes de ser enviados al Congreso. Junto con esto, la Casa Blanca está asuminedo un ideario que debe cumplir casi a la perfección, de lo contrario el costo puede ser tan alto como las expectativas generadas. Así lo plantea Macon Phillips, el director de New Media del nuevo gobierno americano, en la declaración de principios de la nueva administración: Comunicación, Participación y Transparencia. Nuevamente un escenario muy lejano para la clase política chilena y para el Gobierno, por supuesto.

En el mundo, las instituciones han ido a la retaguardia de los desafíos de la tecnología y, por consiguiente, de las nuevas audiencias. Le sucedió en forma brutal a los medios de comunicación, a la industria de la música; las editoriales han comenzado a sentir el efecto de los cambios y, por supuesto, las agrupaciones que intentan velar por los derechos de autor, ven con espanto que el final no será para festejar. ¿Qué pasará con la política, cuando las nuevas plataformas sean más eficientes en la toma de decisiones, la transparencia y la participación? Las señales son demasiado obvias como para no tomarlas en cuenta.

obama-2Obama entendió que a los jóvenes les interesa la política y los problemas de la sociedad. Que no salían del PC simplemente porque falta que alguien supiera conjugar los verbos adecuados. EE.UU. se reencantó con la política y eso es evidente. Pero eso obligó a la política a cambiar y dejar el mundo de los nichos partidarios. El día de la investidura del nuevo presidente de EE.UU. la plataforma de video de CNN en Facebook tuvo 21, 3 millones de visitas, situación que se repitió, con mayor o menor fuerza, en todos los medios. El encantamiento ha sido total. Durante los meses de campaña, el pulso partidario se sentía por todos los rincones. Político.com fue uno de los sitios más visitados y el Washington Post acaba de sacar un Who Run Gov, para seguir de cerca el quién es quién en la política estadounidense. Después de sumarse a esta nueva de democracia, los votantes demandarán otro tipo de comunicación a sus dirigentes. La ciudadanía querrá dar un paso más y saber qué rol están jugando los políticos, qué leyes están planteando, a qué lobbistas han recibido, quién financió sus campañas, cuál es su patrimonio, qué promesas no han cumplido. Después de la participación, la transparencia y luego la comunicación. El curso natural de la nueva democracia. Me imagino que los votantes (sumado los potenciales 3,8 millones ) no se sienten identificados con proclamaciones a mano alzada, ni tampoco con elíticas visitas a fundos de más de 100 mil hectáreas. Poco tienen que ver con transparencia y participación.

Lamentablemente los medios de comunicación en Chile, no tienen los recursos para despejar el terreno. El año pasado hubo avances notables en transparencia (los fallos de la SVS, la Contraloría y la Fiscalía Nacional Económica), pero aparecen sólo como focos de independencia y no parte de un ritual. El nuevo Consejo para la Transparencia, que preside el abogado Pablo Olmedo, y que comenzará a funcionar desde marzo, no cuenta con los recursos necesarios y además puede que encalle en la burocracia que el mismo Estado le ha impuesto. Sin embargo, es una esperanza más de alcanzar altos niveles de democracia y transparencia. Las exprectativas que generará estarán fundamentadas en la movilización de la ciudadanía y los periodistas.

Obama está imponiendo un nuevo estilo de politica que tarde o temprano deben adoptar nuestros dirigente. El gobierno abierto tiene costos: la fiscalización, la ciudadanía hambrienta de información, una cultura estatal diferente y partidos políticos jugados por los beneficios que tiene el jugar con público. Habrá que esperar la propuesta de los candidatos para saber cómo viene la mano. Quizás en Chile el encantamiento no sea para estas elecciones, pero tarde o temprarno la transparencia será un bien decesivo para ganar una batalla electoral.