Montserrat Álvarez: “El periodismo no puede ser sólo la voz de los poderosos”,

monserrat-alvarezLa Nación / María Cecilia Vásquez soñaba con su casa propia. Por eso cuando La Inmobiliaria del Pueblo de Dios le prometió conseguirle un subsidio de vivienda a cambio de 600 mil pesos, ella no titubeó. Amarrada hasta las masas de esta empresa evangélica, fue soltando lucas por cada trámite. Hasta hoy no pisa su nuevo hogar. “Es uno de los tantos clientes de escasos recursos que esta inmobiliaria enganchó, sin siquiera estar autorizada por el Serviu. Engañando al Fisco, cobran por un beneficio que es prácticamente gratuito. Un abuso y aprovechamiento de la falta de información de las personas que es descarado”, cuenta sobre el primer capítulo Montserrat Álvarez, el rostro que suplirá a Iván Núñez en “Esto no tiene nombre”, programa que irá los miércoles en TVN, a las 23 horas.

“Estoy muy contenta llegar a un equipo con experticia y rigor”, dice la conductora sobre el aterrizaje al espacio. “Personalmente me conecta con lo más profundo del periodismo, que no sólo es denunciar, sino encontrar soluciones y abrir puertas. El periodismo no puede ser sólo la voz de los poderosos”, agrega.

La periodista reconoce que si bien no siempre se puede hacer justicia, hay empresas que fuera de cámara han rectificado su proceder. “Nos pasó con Chilectra por ejemplo. Ellos daban una tarjeta con la que se podía comprar. Pero como estaba adosada al servicio, si no la pagabas te cortaban la luz. Finalmente se separaron los productos”. “Lo más importante es que empoderas a la sociedad civil y la gente se pone más alerta e exige más información. Además, este programa les recuerda a los fiscalizadores que tienen que persistir y perdurar en el tiempo”, expresa.

Pero si de estafas se trata, el resto de los capítulos de “Esto no tiene nombre” se vienen igual de contundentes. “Los casos que vienen son increíbles. Como el de una empresa de provincia que por razones que no comprendemos, mantiene encerrados a los trabajadores de una bodega. Con llave y aislados, si quieren ir al baño tienen que llamar por citófono para que los dejen salir. Por otro lado está el de un niño del norte del país que por una negligencia recibió una sobredosis de morfina al año de vida que lo dejó postrado de por vida y en el que aún no se asumen responsabilidades”, cuenta quien el 15 de marzo volverá a la carga con “Estado nacional”. “Este año es muy político, así que habrá mucho que analizar y discutir. Este programa va camino a convertirse en un clásico y estará pendiente de lo que pase en la cancha. Porque lo cierto es que en diciembre se ven los gallos”, remata.