Murió Victor Pei sin que el Estado chileno lo indemnizara por la expropiación del diario El Clarín por la dictadura.

El refugiado español que llegó a Chile en 1939  junto otros tantos compatriotas en el mítico barco “Winnipeg” que gestionó Pablo Neruda, ha partido a los 103 años de edad. Sus funerales se realizaron el  domingo 7 de octubre en el Cementerio Parque del Recuerdo.

Desde que perdió el periódico, el de mayor circulación en Chile hasta ese año, Pey libró una larga lucha legal en tribunales locales e internacionales para recuperarlo, incluso contra los Gobiernos democráticos que siguieron a la dictadura de Pinochet, sin éxito. El profesional, combatiente en las filas republicanas durante la guerra civil española, llegó a Chile en septiembre de 1939, como uno de los mas de 2.000 refugiados que el poeta Pablo Neruda logró embarcar en Francia en el “Winnipeg”, un buque de carga que arribó a las costas chilenas tras una dura travesía. Como muchos otros republicanos, Pey fue apresado en Francia y trabajó para el Gobierno español en el exilio antes de conocer a Pablo Neruda, que lo acogió entre los pasajeros del Winnipeg. En Chile, desempeñó su oficio de ingeniero, especialmente en obras portuarias e hizo amistad con Salvador Allende, de quien fue consejero durante su Gobierno (1970-1973), época en que además adquirió el diario Clarín. Nuevamente al exilio  Tras el golpe militar que encabezó Pinochet, Pey no solo perdió el periódico, sino que por segunda vez en su vida debió marchar al exilio, que se prolongó hasta los años 1990, cuando pudo regresar tras la recuperación de la democracia.

El Estado chileno indemnizó a los herederos de Darío Saint Marie, en circunstancias que el diario había sido vendido a Victor Pei.

En 1997, Pey inició un juicio contra el Estado chileno ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones, dependiente del Banco Mundial, por la expropiación del periódico. No obstante, el Estado se hizo parte del litigio para evitar el pago y tras 19 años de litigio, el tribunal internacional no dio lugar a su reclamo, porque “no hay motivos en las circunstancias del caso para otorgarle una indemnización por daño moral”. 6001
Compartimos  un artículo publicado hace un año por el medio digital El diario. es que explica bien quién fue este ingeniero español que compró el diario “Clarín” para contribuir a fortalecer la prensa de la Unidad Popular contribuyendo así al pluralismo en los medios chilenos y que le fuera expropiado por el dictador, sin que el Estado chileno se lo devolviera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *