Nada que celebrar en el Día de la Prensa

dia-de-la-prensaObservatorio / El 13 de febrero se conmemoró el Día de la Prensa, pero entre los periodistas nacionales no había mucho que celebrar. Al cierre del Departamento de Prensa de Red TV que dejó a más de medio centenar de profesionales de las comunicaciones sin trabajo, se suma ahora el despido de 13 trabajadores en TVN, tres de ellos productores periodísticos, despidos masivos en Copesa y la amenaza de reducción de personal en Canal 13.

Ante este panorama los dirigentes del gremio han planteado su preocupación, entre otras cosas, porque estas decisiones, normalmente, no afectan a las planas ejecutivas, responsables en gran medida de los problemas financieros de los medios de comunicación, sino a trabajadores que no tiene mayor incidencia en la gestión empresarial de los mismos.

“Lamentamos mucho esta situación de despidos y la recibimos con especial dolor, porque afectó a periodistas que llevaban muchos años de trabajo en el canal. Además no entendemos por qué la política de contención de costos siempre afecta a los trabajadores y nunca a la amplia gama de ejecutivos”, plantea Pamela Morales, presidenta del sindicato tres de TVN.

Otro antiguo dirigente de los trabajadores de TVN, en conversación en off con nuestro Observatorio, recuerda que “ha sido una política sistemática del canal público cortar la cuerda por lo más delgado y cada vez que hay una crisis, en vez de revisar la mediocre gestión de muchos ejecutivos, ponen en la calle a la gente que de verdad hace la televisión todos los días”. El dirigente pone, a modo de ejemplo, el cuarto lugar en rating general del canal en lo que va corrido de este verano, debido a “graves errores programáticos de gente de la plana ejecutiva que gana suculentos sueldos y no le rinde cuentas a nadie por sus desaciertos que han tenido en varias oportunidades al canal al borde de la quiebra”.

El Colegio de Periodistas, por su parte, realizó una jornada de desagravio donde se denunció la grave situación que están viviendo los profesionales del área y la “política de supuesta racionalización de recursos humanos que se hace en desmedro de los trabajadores”.