¿Por qué el público ya no ve las teleseries vespertinas?

teleserie ferozIsabel Lamoliatte / LUN / L a guerra de las teleseries aún no comienza y ya hay polémica. Ayer, tanto TVN como Canal 13 se adjudicaron haber ganado el rating con sus respectivas producciones: “Los ángeles de Estela” y “Feroz”. El primero consignó que había triunfado con 12,4 puntos de sintonía vs. los 10,4 de su competencia, mientras que el segundo aseguró que se impuso con 10,5 contra los 9,7 de su rival.

Años atrás, cuando las teleseries vespertinas arrasaban entre el público, ambos canales no hubieran aplaudido esas cifras. Tal como da cuenta el gráfico (ver infografía) las producciones de ese horario han ido perdiendo sintonía. El periodista e investigador de audiencias y estrategias de contenidos mediáticos, Luis Breull, explica que el fenómeno se debe a diferentes razones. “Con la llegada del Transantiago se acentuó la flexibilidad del horario laboral y la gente llega más tarde a sus casas. También hay mayor acceso a la banda ancha y al TV cable. Por otra parte, los jóvenes descubrieron que pueden ver los capítulos por internet a la hora que quieren”.

Breull recalca que “hay problemas en la industria y faltan guionistas buenos. Las temáticas de las nuevas teleseries delatan carencia de creatividad”.

-¿Eso explica el tibio debut de “Feroz”?

-El público objetivo de las teleseries vespertinas siguen siendo las dueñas de casa y los jubilados(as). Imagínate a una señora sintonizando el debut de “Feroz” y de repente el protagonista se transforma en un hombre lobo. Más encima, es Cristián Campos, un actor que está en el imaginario de la gente. Hace unos años era el galán, también fue el cura Alberto Hurtado y hoy se retuerce como poseído. Ponerlo de hombre lobo fue asesinar su imagen.

La actriz Francisca Imboden opina que el fenómeno se debe a que “antes no había cable y la gente trabajaba hasta horarios más decentes que le permitían llegar a la teleserie. Ahora con suerte llegan a ver las noticias”, reclama.