Seminario televisión digital

Observatorio Fucatel

El viernes 5 de julio el Instituto de Comunicaciones y Nuevas Tecnologías de la Universidad Mayor  realizó el seminario “TV digital, + Diversidad, + Calidad, Mejor país”, con el objetivo de discutir  sobre la Ley de TDT,  la oportunidad  de tener una TV más diversa y plural con nuevos actores y de mayor calidad.

Antonio Leal, director de posgrado de la Universidad y miembro del directorio de TVN,  considera relevante y pertinente esta discusión  además porque estamos ante la crisis de la hegemonía de la TV debido al  traslado de audiencias a internet y otras plataformas tecnológicas generadoras de contenidos.

Expusieron en el seminario María Elena Wood, ex programadora de TVN y documentalista; Lucas Sierra,  abogado, director interino del CEP y profesor de telecomunicaciones; Valerio Fuenzalida, teólogo  y académico de la UC; Luis Breulll, periodista especializado en TV y audiencias;  y Francisco Mas, periodista y director de posgrados U. Mayor.

 

A continuación compartimos un resumen con los puntos principales de cada exposición.

 

 

 

 

 

 

 

Exposición de Lucas Sierra

Lucas Sierra, quien se refirió exclusivamente al proyecto de Ley despachado por el Senado el 4 de Julio,  comenzó comentando lo increíble de no tener todavía TV digital y cómo, según su punto de vista,  el  proyecto  sale defectuoso del Senado pues no aprovecha las novedades tecnológicas.  Un ejemplo de esto sería  el que la digitalización era la oportunidad de terminar con el Consejo Nacional de Televisión y la lógica regulatoria que a su juicio va en el sentido contrario de la convergencia tecnológica. Sierra sostuvo “Todos los medios se regulan a través de la ley y los jueces, pero en TV hay normas que la fiscalizan y sancionan ¿por qué esta crítica al CNTV? Porque existe en la Ley esta idea de correcto funcionamiento que lo es todo y, entonces,  cualquier contenido puede ser sancionado por el CNTV, lo cual es negativo para regular una libertad tan importante como es la libertad de expresión”. Sierra también cuestionó la obligación de transmitir campañas de interés público, fundándose en que casi no existirían casos en los cuales no se  haya transmitido información de interés público en TV y, sumado a la obligación de transmitir franjas electorales, sería un exceso.

Si bien valoró la posibilidad de desagregar la industria y permitir que concesionarios pequeños puedan arrendar la capacidad ociosa de canales con medios propios, considera que  no tiene sentido si se trata de arrendar y  producir una concesión que dura tan solo 5 años.

A su vez, existirían en la ley reglas  innecesarias como la reciprocidad para capitales extranjeros –que, según indica Sierra, se estableció por presión de la ARCHI- y  el requerimiento de  presentar un plan programático para postular a una concesión lo que a juicio de Sierra sería una especie de censura previa.  Cuestionó también la discriminación favorable a TVN, canal que en el contexto de digitalización debiera transformarse en una red que licite su infraestructura, y así el Estado deje de tener una política editorial sobre él.

 

Exposición Francisco Mas

Francisco Mas considera que el proyecto de TDT está muy lejos de ser una política pública de televisión sino que se ocupa sólo de las necesidades de migración de un sistema a otro “Este es un proyecto de ley que intenta regular el traspaso de las concesiones analógicas a las concesiones digitales, pero que no garantiza que el uso del espectro radioeléctrico para la radio y teledifusión pueda convertirse en un instrumento de una política nacional de desarrollo”. Mas sostiene que  se entiende de manera deficiente la transmedialidad, interactividad, convergencia  y otros aspectos asociados a la industria del conocimiento. Es decir, existe un  exceso de regulación en algunos ámbitos, pero  no se regulan cosas tan fundamentales la concentración de la TV y  concesiones radiales “Hay sectores que no pueden competir en un modelo de negocio ¿qué queremos hacer con una política de telecomunicaciones digitales?  El espectro radioeléctrico es de todos y se puede distribuir con mecanismos diferentes a la competencia.”

También le preocupan  la definición de TV local, regional y nacional como materia de porcentaje de cobertura. Mas sostiene “Si lo pensamos no como negocio sino que como proyecto de desarrollo, es cuestionable que una municipalidad o grupo no puedan generar un proyecto interactivo con contenidos con servicios intermedios, mientras los otros sí podrán hacer negocios con esto, replicando la lógica antidemocrática que existe hoy con las radios comunitarias, en que las radios comunitarias no pueden lucrar mientras que las otra sí.”

Sobre la calidad, Mas considera  complejo definirla, pero cree que se puede alcanzar mayor calidad en la TV integrando una diversidad de miradas, atendiendo a que estamos hablando del entorno social simbólico el cual en estos momentos es muy restringido.

 

Exposición María Elena Wood.

Wood comenzó su presentación afirmando que el tema transaccional de la TV con los políticos  ha sido histórico en Chile, lo cual ha hecho mucho mal a la industria y a la TV pública. “La ley de TVN tiene 20 años, se promulgó en un momento en el cual se estaba negociando al transición pacífica a la democracia y tiene esa lógica. Ese Chile cambió, pero los legisladores parecen no darse cuenta e insisten en legislar contenidos que no ayudan al desarrollo ni de la TV ni de los medios. Tenemos una TV pública regida con una ley obsoleta. Yo esto lo miro con preocupación porque si no hay una reacción, TVN va a morir, en el sentido que hoy es impensable que una institución puede sobrevivir sin validación social. Toda institución requiere una licencia social más allá del marco legal y TVN,  por distintas razones, entre ello lo transaccional, no ha podido alinearse con su misión y su visión, y se está comiendo su capital social.”

Wood cree que el equilibrio binominal del directorio de TVN ha permitido tener un medio autónomo e independiente, pero que ha dejado de lado su rol central que es diseñar la visión y el camino hacia el futuro de la empresa. Por lo tanto, este es el momento de impulsar una discusión social sobre  cuán importante es la generación de contenido con vocación pública y masiva, y actuar en consecuencia.  “Veo una oportunidad. Dado el cambio social, cultural y económico del país y dado los cambios impresionantes en términos de comunicación, no es posible mantener modelos obsoletos. Si no nos damos cuenta de los cambios TVN no resistirá.”

 

Exposición de Valerio Fuenzalida

Valerio Fuenzalida cree que los cambios tecnológicos y tecnologías que se masifican generan  un desorden  de la industria y la TV tal como la conocíamos.  Para Fuenzalida muchos ven en el cable estándares de calidad por la segmentación y diversidad de contenidos: canales infantiles, de noticias, etc., rompiendo con el esquema que ha trabajado la TV abierta hasta ahora.  “En este nuevo escenario de calidad que significa segmentación y diversidad ¿tiene algún rol TVN? ¿Qué contenidos debe ofrecer la TV pública en este país donde la concentración es gigantesca? Cada país es distinto. En Chile, dado el tamaño y consolidación de empresas como El Mercurio,  difícilmente se puede equilibrar una prensa ideológicamente desbalanceada y, por lo tanto, el rol de TVN es muy importante para asegurar el pluralismo político. La presencia balanceada de los distintos puntos de vista es absolutamente necesaria.”

Fuenzalida cree que el escenario digital debe cambiar la visión de TVN . El canal público, entonces, debiera  proponer al país un modelo no generalista que  segmente su oferta y entregue contenidos  importantes para nuestra vida ciudadana “El Estado debe asumir responsabilidades y no puede eximirse diciendo que el  mercado satisface necesidades de comunicación, porque no es así.”

En este nuevo modelo de canales segmentados por contenidos,  Fuenzalida considera imprescindible un canal infantil que se relacione con el Ministerio de Educación, el cual entregue contenidos  vinculados al desarrollo de habilidades socioemocionales como la aceptación de la diversidad, la tolerancia, autoestima, y nociones como ciudadanía; ofreciendo aspectos formativos  que no siempre tiene espacio en la escuela y colaborando así con una educación de calidad.

Otro canal fundamental sería uno dedicado exclusivamente a la alta cultura, el cual no aspire a obtener altas audiencias sino que a tener presente la creación cultural nacional. También, un canal que entregue 24 horas de información política. Fuenzalida sostuvo  “El formato de los noticieros impide salir de los titulares y profundizar. La comunicación debe generar espacios de discusión con puntos de vistas distintos, lo que con el actual modelo de competencia de los medios informativos no ocurre. Se deben incluir más géneros como debates, entrevistas y reportajes, los que permitan la profundización política, el intercambio de ideas y tener una ciudadanía más informada.”

 

Exposición de Luis Breull

Para Breull la ley de TV digital está regulando el pasado de la TV “Es una industria que va muy rápido. En algunos países como  España e Inglaterra debieron relanzarse estos procesos de digitalización.  Acá,  sólo se está legislando  sobre 1 de al menos 5 opciones. No quiero ser pesimista, pero creo que se discute algo que ya pasó porque los televisores  tienen navegador y las posibilidades de consumir audiovisual son múltiples y no están atendidas en este proyecto de Ley. No se regula, por ejemplo, prohibir el robo de datos desde el aparato de TV,  los menú preformateados y otros aspectos técnicos fundamentales.”

La  experiencia de digitalización ha sido un gatillante más del proceso de atomización de la audiencia, lo que sido negativo para la industria “En muchos países los canales nuevos no han sobrevivido en el contexto de TV digital más de 2 años. En España, por ejemplo, hay 2 mega grupos con no más de 2 de canales que concentran el 90% de la torta publicitaria, los otros deben repartirse la torta restante. No se puede sostener.”

Breull enfatizó que en un país como Chile, la TV  no es un medio de comunicación más sino que es un medio cultural que moldea y genera nociones de realidad que contribuye o mina el capital social y la capacidad de confianza de algunos sectores más marginados, por esto, resultan claves las narrativas de retazos de realidad que entrega y que la gente usa para comprenderla “La calidad penetra y resbala por todos lados, y a la vez es muy difícil de definir de manera única. Existen sin embargo puntos de vista y criterios para discriminar. Por ejemplo, la existencia de juicios estéticos subjetivos distintos del disfrute de un contenido que no mueve la fibra intelectual sino que la emoción de lo primario. También el pluralismo, la diversidad de géneros y formatos, y lograr entretener y dar cuenta de información al mismo tiempo. En la relación de los contenidos de la TV con la realidad y la promoción de la integración social también hay una noción de calidad.”