Sobre hackers, animadores y canales de noticias

Lo del hackeo viene a ser un reflejo poco optimista de la situación de los sistemas de votación telefónica, a los que la tele atribuye una infalibilidad que no tienen. Estos artilugios de indiscutible tono mercantil, han definido concursos millonarios, han moldeado a la opinión pública y hasta designaron al abanderado que llevaremos a los Juegos Olímpicos. Su importancia desmesurada ya preocupaba antes del entuerto y hoy debería ser un tema para el debate. Mejor aún, por qué no lo hacemos por fono: si no le gustan las votaciones telefónicas, marque uno, si le gustan marque dos.

En cuanto a Viña, bueno, Camiroaga estaba a la cabeza de todas las listas. No hubo tarotista de matinal que no lo asegurara en el escenario de la “Quinta”. Llega en el momento justo y con la posibilidad cierta de convertirse en un indiscutido del certamen. La pega difícil se la hizo Sergio Lagos, al instalar un estilo diametralmente opuesto a la animación de Vodanovic y el rostro de TVN no tiene más que empujarla dentro del arco. Para ello cuenta con un carisma indiscutido, que ha sobrevivido al veneno de la farándula con singular porfía.

En cuanto a la figura femenina, debo confesar que la sola idea de que Raquel Argandoña animara Viña me provocaba urticaria generalizada. Su presencia en pantalla, como la de la Maldonado me recuerda demasiado a los peores momentos de nuestro Chile y de nuestra tele. Y aunque la blonda Onetto estaba en los cálculos de muy pocos, no me queda más que aplaudir la decisión de Canal 13, una de las mejores que ha tomado desde que se atribuyó la organización del evento: un triunfo de la inteligencia, sobre la impostura moral de la fama por la fama.

Y finalmente lo más interesante de todo. TVN convertirá su “24 horas” en un programa de 24 horas. Colocándose frente a esa trasnacional de la prensa que es CNN, próximo a inaugurar su señal criolla, los del canal nacional buscarán consolidar la suya, dedicada exclusivamente a las noticias. La cosa promete un digno duelo de estilos y visiones. Una, la CNN, con su independencia comprometida por sus guerras preventivas y por su ideologizada visión sobre Cuba, la otra, TVN, con su orientación de TV pública siempre cuestionada por su carácter comercial y con un sentido de los equilibrios que muchas veces llega a ser bizarro. Los amantes de la prensa en todas sus expresiones, vamos a divertirnos de lo lindo.