Wikipedia: ¿ángel o demonio?

billy-wallesEl Mundo / Por si alguien dudaba del poder de Wikipedia, una enciclopedia gratuita ‘on line’ que se ha convertido en una de las páginas web más visitadas del mundo, un estudiante de periodismo alemán realizó un experimento. Como en Wikipedia cualquier persona con un ordenador y conexión a internet puede configurar sus contenidos, el avispado alumno modificó el nombre de un aristócrata de rancio abolengo que los rumores situaban como nuevo ministro de Economía.Al infinito nombre del futuro ministro, compuesto por nada menos que 12 palabras, le añadió un sustantivo más: Wilhem. A las pocas horas, cuando Merkel le asignó la cartera al aristócrata, las principales cabeceras del país incluyeron “Wilhem” en su nombre. El ‘Bild’, el diario de más tirada de toda Europa, incluso se preguntaba en su portada irónicamente: “¿Debemos aprendernos todos estos nombres?”. Cuando el estudiante hizo saltar la liebre, se abrió un intenso debate en Alemania sobre la calidad del periodismo, y la fiabilidad de Wikipedia.

Sin embargo, no es la primera vez que sucede algo parecido. A pesar de su indudable éxito, el proyecto de Wikipedia ha sido muy criticado por el hecho de que no ofrece ninguna garantía de veracidad, y se han detectado algunos errores importantes. A menudo, éstos no están motivados por la ignorancia sino por la voluntad de realizar una gamberrada -durante horas, en el artículo sobre Tony Blair se decía que de niño colgaba pósters de Hitler en su habitación-, de realizar activismo político, o simplemente de definir cuestiones que afectan a uno mismo de forma interesada.

Por ejemplo, se ha sabido que desde ordenadores de instituciones públicas, como el Congreso de los EEUU y la CIA, así como de algunas empresas privadas, se han manipulado entradas relativas a estas organizaciones, o a asuntos de interés de éstas, lo que demuestra hasta donde ha llegado la influencia de Wikipedia.

No obstante, el padre de la criatura, Jimmy Wales, asegura a EL MUNDO que el sistema consigue ir corrigiendo todos estos errores poco a poco: “Si se echa una ojeada a las definiciones de hace cuatro o cinco años, y a las actuales, la mejora es notable. A la larga, los errores se corrigen”. Por ejemplo, cuando se detectan manipulaciones interesadas o gamberradas hechas desde un ordenador, se bloquea de forma temporal la posibilidad de que se hagan ediciones desde esa terminal. “La última en ser bloqueada ha sido la del Departamento de Justicia de los EEUU”, cuenta Wales.

Tan fiable como los volúmenes más prestigiosos


Además, el fundador recuerda que varios estudios que han comparado artículos de Wikipedia con los de enciclopedias tradicionales y prestigiosas, como la ‘Británica’, han concluido que su cantidad de errores es parecida. Curiosamente, el estudio más completo lo realizó la Universidad de Fráncfort, y halló que Wikipedia contenía un 25% de errores menos que la más prestigiosa enciclopedia en lengua alemana.

Otra de las críticas más comunes es la falta de rigor a la hora de determinar la importancia de determinadas entradas, de forma que los iconos de la cultura pop reciben una atención desmesurada. Por ejemplo, en la versión en inglés, el artículo de Federico García Lorca tiene sólo 1.500 palabras, mientras que el de Britney Spears supera las 5.200.

“Wikipedia no es perfecta. Tampoco lo es internet, pero tras más de siete años hemos conseguido un grado de excelencia satisfactorio”, comenta su fundador mientras se termina su ensalada orgánica. “Los errores son mínimos. Nuestro objetivo, democratizar el conocimiento, se ha cumplido”.

Y es que, a pesar de sus imperfecciones, en el siglo XXI, gracias a la progresiva extensión del uso de internet, muchos sostienen que puede haber nacido un nuevo templo del conocimiento que sustituya los tradicionales, como bibliotecas o universidades: Wikipedia.